Ejemplos ?
Los túrquicos bebían qumis (leche de jumenta fermentada), y cuando ya estaban lo suficientemente embriagados empezaban los cantos alternos: alguno improvisaba una canción y otro tenía que responderle de la misma forma.
Cuenta la leyenda, que al pasar los años, un siglo después un niño que jugaba saltando en la "fuente de la jumenta", encontro un diamante más grande que el de "La Estrela do Sul", el diamante tan ambicionado por Beija, estuvo en su lugar, siempre esperando que ella lo recogiera.
La leyenda dice que hay una "fuente de la jumenta" agua milagrosa, que dio a la juventud, la salud y la belleza Dona Beija y donde se bañaba todos días.
ome-Old and Juli-eh, llamado Rofeo y Jumenta en España y El viejo Romeo y la nueva Julieta en Hispanoamérica, es el decimoquinto episodio de la decimoctava temporada de la serie de televisión de dibujos animados Los Simpson.
Grande es la insensibilidad de los obstinados en proseguir el mal camino que empiezan, pues ni le quieren dejar, ni dejar de afligir a quien los amonesta, ni conocen el portento ni el milagro. No le abrió Dios los ojos a Balaam hasta que la jumenta le convenció con razones .
Castigo fue que a un profeta convenciese una jumenta. Desdichado de aquel que ni se dejare convencer de los hombres ni de las bestias.
Dijo Balaam: "Porque lo mereciste y me burlaste. ¡Ojalá tuviera espada para herirte!" Dijo la jumenta: "¿No soy yo bestia tuya en quien siempre has andado camino hasta hoy?
Y al instante abrió Dios los ojos a Balaam, y vio al ángel, que con la espada desnuda estaba en el camino, y postrado en tierra le adoró. Y el ángel le dijo: "¿Por qué tercera vez tratas mal a tu jumenta?
Yo vine a oponerme a tu camino porque es perverso y contra mí; y si la jumenta no le hubiera dejado y te hubiera obedecido, a ti te hubiera muerto y ella viviera." Poderosísimo Señor, en todas las virtudes reales no sólo grande, antes remontado a la comparación con otro monarca de cuantos son y fueron, este texto historial que a V.M.
Considerad, Señor, que, siendo Balaam ministro inmediato de Dios, con quien despachaba a boca, fió antes su obediencia de la mala bestia que del ministro malo, pues, cuando para atajarte los pasos mandó a el ángel se hiciese visible, mandó se hiciese visible antes a la jumenta que al profeta.
Declárese por necio frisado al que se allega a la persona que está leyendo o escribiendo algún papel; y si a esto se añadiere el cuidado para quien es, declárese, por digno de jáquima, cincha y cola jumenta.
Viendo la jumenta al ángel, que en el camino estaba con espada desnuda, se apartó del camino por los campos, y, como la apalease Balaam para volverla a la senda, el ángel se atravesó en medio de un callejón que hacían las cercas de unas viñas, y, viéndole, la jumenta se arrimó a una tapia y contra ella apretó el pie del que llevaba encima, el cual, volviéndola a castigar, no salió con su porfía, porque el ángel del Señor se atravesó en lo más estrecho, donde no podía caer sobre los pies de Balaam, el cual, enfurecido, empezó de nuevo con una vara a castigarla y afligirla.