juliana

juliana

s. f. BOTÁNICA Planta crucífera de flores blancas, purpúreas o multicolores, cultivada como ornamental. matronal
NOTA: Nombre científico: (Hesperis matronalis.)

juliana

 
f. bot. Planta herbácea de la familia de las crucíferas (Hesperis matronalis) que, por el olor que desprenden sus flores, es muy apreciada en jardinería.

Juliana (Juliana)

 
(1911-2004) Reina de los Países Bajos (1948-1980), hija de la reina Guillermina y de Enrique. En 1980 abdicó en favor de su hija Beatriz.
Traducciones

juliana

Juliana

juliana

Juliana

juliana

جوليانا

juliana

Юлиана

juliana

朱丽安娜

juliana

朱麗安娜

juliana

Juliana

juliana

Juliana

juliana

Juliana

juliana

SF (Culin) → julienne
cortar en julianato cut into thin shreds, cut into julienne strips
Ejemplos ?
Se puede (aproximadamente) calcular para cualquier longitud y día desde el 1 de enero de 2000 usando la ecuación::aproximado mediodía solar =~ 2451545 + 0,0009 + dfrac l_o 360 + redondeo(J_ fecha - 2451545 - 0.0009 - dfrac l_o 360) dfrac donde::J fecha es la fecha juliana;:l o es la longitud oeste (oeste es positiva, y la este es negativa) para el observador sobre la Tierra.
l Sport Vereniging Roda Juliana Combinatie Kerkrade, también llamado Roda JC Kerkrade o simplemente Roda JC, es un club de fútbol de los Países Bajos, de la ciudad de Kerkrade.
Los que crean… Yo cuando –y discúlpenme la digresión- estaba leyendo hoy por la mañana este compromiso de la Unión Europea de la unidad fiscal, no sé las cosas…A mí me tocó estar sentada en esa banca, era atrás de la tuya Aguad o la que estaba Juliana, la que ocupaba el día que se discutió en este recinto la Ley de Déficit Cero y después la otra, la que discutimos en octubre, se deben de haber acordado algunos miembros de la Unión Cívica Radical, algunos de los cuales están en Diputados todavía, cuando discutimos la Ley de Intangibilidad de los Depósitos.
Texto Después que con las armas de Pompeyo y César y con los tumultos del Imperio fue amotinada la paz de la república, Bruto se inclinó a la facción juliana, porque su padre había sido muerto por Pompeyo; mas, considerando después que era obligado antes a asistir a la razón de su patria que a la suya, y juzgando por más honesta la causa de tomar las armas en Pompeyo que en César, se llegó a Pompeyo, si bien antes, cuando le vía, no le saludaba, teniendo por maldad impía comunicar, aun con la cortesía, al matador de su padre.
a huaca Juliana, cuya celebridad data desde la batalla de la Palma, el 5 de enero de 1855, por haber sido ella la posición más disputada, tiene su leyenda popular que hoy se me antoja referir a mis lectores.
En eso llegó de la sementera con el azadón al hombro un niño de diez a once años de edad que había estado trabajando, y seguido por tres niños más pequeños, todos corrieron a recibir a su padre con exclamaciones de alegría. -¡Juliana -gritó la madre-, baja el almuerzo que aquí está tu padre!
Bien conocía Juan a la nodriza: era la Juliana, la de Gorio Nogueiras; pero ¡qué maja, qué gorda, que diferente de cuanto «sachaba» patatas ayudando a su marido!
-¿Qué respecto? -respondió Juliana-. Respectada me vea yo en los infiernos, si más lo fuere de aquel león con las ovejas y cordero con los hombres.
Y Juan, acordándose de que su hija se iba secando, oía con indescriptible rabia el «glu, glu...» del chorrito regalado de dulce leche que se deslizaba por entre los labios del pequeñuelo, el hijo del señorito Raimundo, y que le criaría unas carnes más rollizas aún que las de Juliana, unas carnes de rosa, tiernas como las de un lechoncillo...
Mientra Juan contemplaba el grupo, sintiendo tentaciones vehementes, absurdas, de salir y hacer «una barbaridá», para vengarse de los que no les importaban que reventasen los pobres; un hombre, un labrador, se deslizaba furtivamente hasta el banco donde Juliana daba el pecho.
En el exterior, entre 1928 y 1961, Fabela fue condecorado por el rey Mihail de Rumania, el Gobierno Francés (1932), el Gobierno de Chile (1935), la Reina Juliana de Holanda (1948), el Emperador Haile Selassie de Etiopía, el gobierno de la República Española (1958), y del Gobierno del Ecuador (1961).
Juan le reconoció y comprendió: era el marido del ama, Gorio Nogueiras; y el no mostrar Juliana sorpresa alguna, y la expresiva acogida que hizo al recién llegado, le probaron que los cónyuges tenían por costumbre verse y hablarse así, a escondidas, en aquel retirado lugar.