Ejemplos ?
Él haciendo como que dormía, y ella haciendo como que rezaba. Fœdora, en cuyo rostro se veían las huellas de un dolor sin consuelo, clavaba los ojos en las juguetonas llamas del hogar.
Había algo extremadamente provocador en este sistema obstinadamente pacífico; no le quedaba a Brom otro recurso que proceder con la rusticidad de su naturaleza y hacer a su rival objeto de toda clase de bromas. Crane se convirtió en la víctima de las juguetonas persecuciones de Bones y sus amigos.
Un gran pilón de tierra trabajado recoge entre su seno las linphas juguetonas que de lleno caen a su centro amado, formando un fuerte y armonioso ruido por cada clara gota repetido.
Con sus vaporosos vestidos blancos adornados con lazos, unos azules, otros color de rosa, ligeras, risueñas y juguetonas, semejaban en efecto a esas aladas flores del espacio.
Grato era el murmurar, del arroyuelo, y musical y suave el canto con que el ave la luz miraba que le enviaba el cielo. Magnífico era ver del sol dorado el majestuoso paso allá en su lindo ocaso de nubes juguetonas circundado.
Dejaste tus risueñas campiñas de Andalucía, las alegres y juguetonas aguas del Guadalquivir; tu cielo tan puro y sereno como el de estas preciosas comarcas; su temperatura deliciosa, una madre amorosa y familia, tierna que os amaba, sólo por seguir a un hombre; pero ese hombre era el esposo y el amado de tu corazón, y no vacilaste un momento en acompañarle y seguirle en sus peligros.
Tus amores de niña sólo fueron Blandos gorjeos de canoras aves, Brisas del sentimiento, juguetonas, de las flores del alma, aromas suaves.
PAN, y vosotros, SILENOS, FAUNOS y alegres SÁTIROS, danzad en la alfombra de los umbrosos bosques, en tanto que las NEREIDAS, las Náyades, las bulliciosas ONDINAS y juguetonas NINFAS, esparciendo mil aromosas flores, embellecerán con sus cantos la soledad de los mares, las lagunas, las cascadas y los ríos, y agitarán la clara superficie de las fuentes en sus variados juegos." (Se ponen á danzar las musas, las ninfas, las náyades, etc.
Una población de pescadores rodea la bahía, viviendo una buena parte de ella en sus balsas transportadoras de banano y en balandrista que permanecen chicoteando con las olas juguetonas de las orillas.
Este es el reino del majestuoso cóndor andino y las esbeltas parihuanas o flamencos andinos; de las gráciles vicuñas y el poderoso puma; de las juguetonas vizcachas, roedores emparentados con los conejos, y la bella taruca, el ciervo más grande de los Andes.
En la sala de La Sirena, se ven juguetonas obras de formas extraterrestres abstractas y cinéticas, y también hay una sala de fotografías y libros de la etapa inicial del artista en cuyas puertas hay un amplio salón que asemeja a un platillo volador donde destancan las maquetas de El Sol, Los Pájaros, el Hectaedro del Cielo y la Mariposa que aún son las mejores cartas de presentación de Barcelona y Puerto La Cruz.
La fabricación y presentación de La DS refleja el interés de Orozco en los aspectos mentales y físicos del espacio escultórico y sentó un precedente para las relaciones juguetonas entre el espectador y el objeto que Orozco continúa explorando en sus obras escultóricas.