juguetón

(redireccionado de juguetona)
También se encuentra en: Sinónimos.

juguetón, a

adj. Que le gusta jugar o hacer travesuras un perrito juguetón; una niña juguetona que siempre anda enredando.

juguetón, -tona

 
adj. Que juega y retoza con frecuencia.

juguetón, -tona

(xuγe'ton, -'tona)
abreviación
que juega y hace travesuras con frecuencia un niño juguetón
Sinónimos

juguetón

, juguetona
adjetivo
Traducciones

juguetón

لَعُوب

juguetón

hravý

juguetón

munter

juguetón

verspielt

juguetón

leikkisä

juguetón

joueur

juguetón

zaigran

juguetón

陽気な

juguetón

재미있는

juguetón

speels

juguetón

leken

juguetón

figlarny

juguetón

brincalhão

juguetón

lekfull

juguetón

ชอบเล่นสนุกสนาน

juguetón

oyuncu

juguetón

hay vui đùa

juguetón

好玩的

juguetón

ADJplayful
Ejemplos ?
Que las decepciones no envenenen un día su espíritu, aleje Dios de sus labios la hiél del sarcasmo y, los que amamos los versos graciosos y ligeros, nos prome- temos que la juguetona musa de Ego Polibio nos regalará con producciones más limadas y de mayor aliento que las Zanaho- rias y Remolachas.
Alterose Mercurio, dio un salto de la cama al suelo, y hubo de perder el juicio hallándose a pie, esto es, sin talares, porque madama Terpsícore, la más juguetona y revoltosa de todas las nueve, había ido poco antes a la cama, pasito a pasito, y se los había quitado por hacerle rabiar.
¡Qué airosa se cierne libre en los aires sobre sus alas, y esponja su fina y rizada pluma, la garza provocadora! ¡Cómo se burla del vuelo de las aves temerosas que la huyen, y a quien persigue revolando juguetona!
Yo no he visto las noches del Bósforo, ni las de Nápoles, ni otras cien noches más que los poetas melenudos y los touristas de hoy han hecho célebres en teatros, libros y salones; pero sí he observado que en todos y cada uno de esos cuadros fantásticos y encantadores entran, como elementos componentes, los que ahora estamos admirando: la luna plateada, la barquilla o la góndola surcando la tranquila superficie de las aguas, los reflejos, los tornasoles y hasta torrentes de luz juguetona, las montañas, la brisa, los palacios...
Y atendamos a las advertencias enviadas desde el lugar misterioso que a todos nos espera. Así se extinguió la juguetona Magdalena en el errante y melancólico musiqueo paraguayo.
a mi presencia la extraña gente, con mi llanto pía, con blanda mano hiriéndome la frente, «¡pobre niño, decía, que de su dulce madre vive ausente!» De pueril turba juguetona y leda la bulliciosa rueda abandonar usaba de repente; y a llorar me apartaba, a llorar sin consuelo, que tu recuerdo y el del patrio suelo súbito me asaltaba; y recordaba los felices días cuando en la tarde ociosa, en el abierto corredor sentada, jugar con mis hermanos me veías.
Cuando salió Ruperto de la pulpería, de noche cerrada, la luna, siempre juguetona, pudo, riéndose, sacar todavía algunas chispas de los restos del apero; pero el tirador había sido despojado de sus mejores y más valiosas monedas; los pesados estribos de brasero, de plata maciza, quedaban empeñados en el cajón de Fulanez; y el oscuro, más liviano, galopaba, sin hacer sonar ningún pretal, ni necesitaba sacudir la cabeza, para librarse de la molesta barbada.
Delante de sus compañeras, más ágil, más linda, más juguetona y alegre que todas, saltando, corriendo, parándose y tornando a correr, de modo que parecía no tocar el suelo con los pies, iba la corza blanca, cuyo extraño color destacaba como una fantástica luz sobre el oscuro fondo de los árboles.
¡Yo no lo vuelvo a hacer, no lo vuelvo a hacer, Maestrico de mi vida! Yo le obedezco a usté todito lo que me diga... Yo no vuelvo a ser juguetona ni necia... Pégueme si quiere; déme rejo.
XII A AUGUSTO ¿Qué mortal, qué héroe intentas celebrar, ¡oh Clío!, con la lira o la flauta resonante, qué dios cuyo nombre repita la juguetona imagen de la voz en los sombríos montes de Helicón, o en las cimas del Pindo y del frío Hemo?
Los encajes del vestido de Celinina se movieron también, y las hojas de sus flores de trapo anunciaban el paso de una brisa juguetona o de manos muy suaves.
Llevaba un traje rosa salmón, o más bien, rosa carne, escotado, y la juguetona blonda confundía de un modo delicioso los tonos similares de la tez y de la vestidura.