juglaresco

juglaresco, a

adj. HISTORIA, LITERATURA Del juglar o la juglaría poesía juglaresca.

juglaresco, -ca

 
adj. Propio del juglar, o relativo a él.
Traducciones

juglaresco

ADJ arte juglarescoart of the minstrel(s)
estilo juglarescominstrel style, popular style
Ejemplos ?
Vela (apellido) Vélaz Vélez de Guevara Ladrón de Guevara Ponce de León Los cronistas latinos del siglo XIII, Rodrigo Jiménez de Rada y Lucas de Tuy, y un cantar juglaresco hoy perdido, el Romanz del Infant García, son las principales fuentes que hablan de esta familia alavesa.
Pero nuestro texto también tiene unos rasgos propios. Algunos de ellos son: Carácter juglaresco del plano formal. Puesta del énfasis en la sátira social.
En la literatura castellana, los primeros ejemplos de elegías funerales o plantos son tanto de carácter épico-juglaresco como clerical.
En un principio se interesó por el mundo juglaresco y la poesía del duecento italiano, por un lado, y por la novelística comparada por el otro.
¡Oh princesa divina de crepúsculo rojo, Con la rueca de hierro y de acero lo hilado! Nunca tuviste el nido, ni el madrigal doliente, Ni el laúd juglaresco que solloza lejano.
En Cáceres, los defectos se compensan con cierta caballerosidad militar y cierta arrogancia varonil: sus adversarios se hallan frente a un hombre que aborrecen y respetan; en Piérola, todas las acciones, por naturales que parezcan, descubren algo hechizo y juglaresco: sus enemigos se ven ante un cómico de la legua o payaso que les infunde risa.
En cuanto entraba retardado a escuchar alguna clase, sus compañeros lanzaban exclamaciones en broma, de disgusto y de rechazo, pero Félix se complacía en ellas, como si gozara siendo el eje juglaresco de su grupo y al contrario, parecía sentirse más satisfecho con aquellas demostraciones de repulsión que para nada hacían daño a la insignificancia de su espíritu bufonesco.
De la Edad Media datan las menciones en el Libro de Alexandre y en un cantar juglaresco del siglo XIII que reza así: Durante el Siglo de Oro, se encuentran alusiones a las mayas en la obra de autores como Tirso de Molina, Quiñones de Benavente o Lope de Vega.
A continuación, aparece otro rasgo que muestra el carácter medieval y juglaresco de esta composición: las Apelaciones o Llamadas de Atención, tan características en obras como el Cantar de mio Cid, y que intentan hacer recapacitar al espectador sobre aquello que se le intenta transmitir:: Si medictas tal sentencia,: cristiano con devoción,: es preciso que parta: de dolor tu corazón.: Ya camina el Redentor: por la calle de Amargura,: con la cruz puesta en los hombros,: con modestia y compostura.
Pese a que no sabemos el nombre del autor, sí que podemos conocer detalles de su personalidad: se trata de un clérigo ("somos los simples clérigos errados e viçiosos", dice en 1824a) hombre muy culto (había leído mucho en latín y en francés y su obra posee múltiples fuentes y lecturas) y, aunque apreciaba el arte juglaresco, se sentía muy superior a él.
El escritor Richard Wright decía que Sus ojos miraban a Dios era un "espectáculo juglaresco que hacía a los blancos reír" y que no mostraba "el menor deseo de moverse en la dirección de la prosa seria" y Ralph Ellison opinaba que el libro estaba "plagado de un burlesco calculado".
Las principales características de los Milagros son las siguientes: Berceo introduce elementos cotidianos para atraer a sus oyentes. Emplea elementos del arte juglaresco, como el uso de expresiones para llamar la atención de sus oyentes.