judaizante

(redireccionado de judaizantes)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con judaizantes: gnosticismo, judaismo

judaizante

adj./ s. m. y f. HISTORIA, RELIGIÓN Se refiere a los judíos que continuaban con los ritos de la fe judía aún después de ser bautizados.

judaizante

 
adj.-com. Que judaíza.
rel. Cristiano o converso que practicaba ocultamente ritos judíos.
Judío converso que, en el s. I, sostenía que no bastaba practicar la doctrina de Jesucristo, sino que, además, debía mantenerse la observancia de la ley mosaica.
Sinónimos

judaizante

adjetivo y cosustantivo masculino
Traducciones

judaizante

A. ADJJudaizing
B. SMFJudaizer
Ejemplos ?
Las primeras fueron escritas a las iglesias del Asia Menor con dos propósitos bien definidos, siendo el primero exhortarlas a interna y la segunda prevenirlas docéticas y judaizantes.
Al igual que en Santa Cruz, muchos de los primeros habitantes de Vallegrande eran judíos conversos, quienes escaparon de la persecución de la Inquisición y las autoridades locales de Potosí y La Paz quienes los acusaban de judaizantes.
Hay también expresiones de franco querer el mal para los enemigos: La primitiva iglesia cristiana adoptó los salmos como plegaria litúrgica debido no solo a la influencia de sectores judaizantes sino también para defenderse de las creaciones espontáneas y a menudo heréticas que derivaban de la originalidad.
Los judaizantes eran una fuerte secta en el cristianismo primitivo y al parecer había calado profundamente, estos negaban el apostolado de Pablo.
Esto creó una grieta visible durante varios siglos en el cristianismo, entre sus regiones occidentales, más helenizantes (variantes del catolicismo, donatismo, marcionismo, etcétera), y sus regiones orientales, más judaizantes (variantes del arrianismo, nestorianismo, monofisismo, etcétera).
Es la vindicación del evangelio de Jesucristo, en contraposición con los preceptos judíos que se habían mezclado dentro de la iglesia cristiana de ese lugar, la epístola revaloriza y asienta orientación y rumbo, pues los gálatas comenzaron a ir para atrás, y volvían a la ley mosaica (Gálatas cap 1: 6 a 9). La carta es una clara enseñanza contra los judaizantes.
La existencia de criptojudíos o judaizantes (se les dio el nombre de marranos a los de la corona de Castilla y el reino de Portugal) y el recelo aplicado universalmente contra todos los conversos, judaizaran o no, se mantuvo durante todo el Antiguo Régimen en España, y justificó la creación de la Inquisición española y el decreto de expulsión de los judíos de España de 1492.
El dominico sevillano Alonso de Ojeda convenció a la reina Isabel, durante su estancia en Sevilla entre 1477 y 1478, de la existencia de prácticas judaizantes entre los conversos andaluces.
Cuando parecía que habían alcanzado la prosperidad, y a pesar de que públicamente mantenían la religión cristiana, en 1590 fueron acusados como judaizantes ante la Inquisición.
Sin embargo, esto es una simplificación excesiva de la provincia de Judea del siglo I debido a que existían algunos judíos que no seguían circuncidándose, y que algunos griegos (llamados prosélitos o judaizantes) sí lo hacían además de otros tales como egipcios y etíopes.
En un principio, la actividad de la Inquisición se limitó a las diócesis de Sevilla y Córdoba, donde Alonso de Hojeda había detectado el foco de conversos judaizantes.
A comienzos del siglo XVII comienzan a retornar a España algunos judeoconversos que se habían instalado en Portugal, huyendo de las persecuciones que la Inquisición portuguesa, fundada en 1532, estaba realizando en el país vecino. Esto se traduce en un rápido aumento de los procesos a judaizantes, de los que fueron víctimas varios prestigiosos financieros.