jiráfidos

jiráfidos

 
m. pl. zool. Familia de artiodáctilos rumiantes que se caracterizan por su cuerpo de grandes dimensiones, de cuello larguísimo y cabeza provista de pequeños cuernos. Viven exclusivamente en África.
Ejemplos ?
ivatherium es un género extinto de mamíferos jiráfidos que vivieron hace más de 8.000 años y fueron los miembros más grandes de la familia de las jirafas que jamás hayan existido.
Un carácter muy típico de numerosos artiodáctilos (cérvidos, antilocápridos, bóvidos y jiráfidos) es la presencia de cuernos situados de manera simétrica a los lados de la frente, cerca de las órbitas oculares; crecen sobre procesos de los huesos frontales y pueden estar recubiertos por piel (jirafas y ciervos) o por una vaina de queratina (antílopes, cabras, toros).
La dentadura de todo el grupo presenta la dotación de los primeros mamíferos, con 44 dientes. Los macrauquenios son, en su mayor parte, animales semejantes a los jiráfidos o a los camellos.
El animal pudo poseer una larga lengua prensil. Comparten muchas adaptaciones morfológicas con los jiráfidos, con los cuales no estaban relacionados.
Las dificultades han sido aún mayores cuando los datos indican que estos inmigrantes llegaron antes a Iberoccitania que al resto de Europa (caso de los mastodontes, jiráfidos, el équido Hipparion y muchos más).
Entre sus numerosas familias destacan los: camélidos (camellos, dromedarios y llamas) quienes no cuentan con cuernos y su estómago está formado por tres cámaras; los cérvidos (ciervo común, reno, alce) se caracterizan por poseer cuernos que se desprenden cada año después de la época de reproducción; los jiráfidos (jirafas y okapis) se distinguen por ramonear arbustos y árboles, viven en las sabanas africanas; los bóvidos los cuales se encuentran los animales domésticos como el toro, el carnero doméstico, la cabra y como salvajes se encuentran el búfalo y los antílopes, éstos se caracterizan por tener los cuernos en protuberancia.
Los macrauquénidos evolucionaron en total aislamiento en la isla-continente de Sudamérica, desde animales herbivoros de poca alzada hasta especies de gran tamaño y características similares a las de los jiráfidos.
Los litopternos evolucionaron a formas similares a las de algunos mamíferos actuales con los que no guardan ninguna relación; es un fenómeno de evolución convergente. Especies parecidas a los caballos (Thoatherium y Diadiaphorus) y a los camélidos, y jiráfidos: Macrauchenia.
Es el pariente vivo más próximo a la jirafa. Se le considera a veces un fósil viviente por su parecido con los primeros jiráfidos que aparecieron en el Mioceno.
El que alcanzó mayores dimensiones fue Diadiaphorus, de la formación Santacruceña, en Argentina, que tenía la talla de un guanaco. Los litopternos son, en su mayor parte, animales semejantes a los caballos, a los jiráfidos o a los camellos.
Aunque algunos jiráfidos antiguos, como Sivatherium, tenían cuerpos masivos y compactos, otros, como Giraffokeryx, Palaeotragus (el posible ancestro del okapi), Samotherium y Bohlinia eran más alargados.
Mediante su tesis titulada Los jiráfidos fósiles de España obtuvo el doctorado y un gran reconocimiento en la comunidad científica.