jeroglífico

(redireccionado de jeroglíficos)
También se encuentra en: Sinónimos.

jeroglífico, a

(Del lat. hieroglyphicus < gr. hieroglyphikos.)
1. adj./ s. m. LINGÜÍSTICA Se aplica a la escritura que representa los significados de las palabras con figuras o símbolos la escritura egipcia antigua es jeroglífica.
2. s. m. LINGÜÍSTICA Cada una de estas figuras o símbolos.
3. JUEGOS Pasatiempo o juego de ingenio que consiste en descifrar una palabra, frase, etc., que está expresada por medio de símbolos o figuras no consigo resolver el jeroglífico. acertijo
4. Situación o problema de difícil interpretación o solución. laberinto

jeroglífico, -ca

 
adj. ling. Díc. del sistema de escritura de algunos pueblos antiguos que usaban signos ideográficos en vez de fonéticos. Los egipcios combinaron estos signos con otros fonéticos que representaban ya un sonido o una sílaba.
m. Cada uno de los caracteres usados en esta escritura.
Escrito en que se han sustituido total o parcialmente las letras por signos ideográficos y cuyo descifre constituye un pasatiempo.

jeroglífico, -ca

(xeɾo'γlifiko, -ka)
abreviación
1. escritura que emplea figuras o símbolos para representar ideas escritura jeroglífica egipcia
2. texto, explicación que es difícil de entender indicaciones jeroglíficas

jeroglífico


sustantivo masculino
1. Símbolo o figura con que se representan las ideas en cierto tipo de escritura descifrar un jeroglífico
2. pasatiempo que consiste en un conjunto de figuras con que se expresa una frase que se ha de descubrir Voy a hacer un jeroglífico para matar el tiempo.
3. texto, dibujo o indicación que es difícil de comprender Aquel mapa era un jeroglífico.
Traducciones

jeroglífico

hiéroglyphe, rébus

jeroglífico

иероглиф

jeroglífico

hieroglyphic, puzzle

jeroglífico

geroglifico

jeroglífico

hiëroglief

jeroglífico

象形文字

jeroglífico

A. ADJhieroglyphic
B. SM
1. (= escritura) → hieroglyph, hieroglyphic
2. (= situación, juego) → puzzle
Ejemplos ?
Pues bien: el sueño es exactamente uno de estos jeroglíficos, y nuestros predecesores en la interpretación onírica han incurrido en la falta de considerar el jeroglífico como una composición pictórica.
(Emblemas, jeroglíficos, toisons, panoplias, cuernos) Inmensa muchedumbre de silenciosas gentes; Santos del Paraíso, reyes de los Infiernos.
La escritura pertenecía a un sistema de jeroglíficos desconocido para mí, distinto de cuantos yo había visto en los libros, y consistente en su mayor parte en símbolos acuáticos esquematizados tales como peces, anguilas, pulpos, crustáceos, moluscos, ballenas y demás.
Aquí, piezas de madera transversales están cubiertas con pizarra y dibujan líneas azules en las frágiles paredes de un edificio cubierto por un tejado formado de pontones que los años han encorvado, y de tablones podridos y alabeados por la acción alternativa del sol y de la lluvia; allá, se ven alféizares de ventana viejos y ennegrecidos, cuyas delicadas esculturas apenas se ven y que parecen muy estrechos a juzgar por el tiesto de arcilla negra de donde brotan las plantas de clavel o de rosal de alguna pobre obrera; y más lejos, puertas provistas de enormes clavos con los cuales trazaron nuestros antepasados los jeroglíficos domésticos cuyo sentido no se conocerá nunca.
Cuando por fin llegué a orientarme más o menos a tientas, en medio de aquel laberinto y a dominar casi el alfabeto, que por sí solo era todo un templo de jeroglíficos egipcios, fui asaltado por una procesión de nuevos horrores, llamados signos arbitrarios.
No ha terminado el berrido, cuando todas aquellas manitas, torpes, apresuradas, describen, haciendo crujir la arena, escarba-mientos de gallina, colas enroscadas de animales desconocidos, jeroglíficos de monumento indígena.
En las pinturas de los muros está el cuento famoso de la guerra de los dos hermanos locos, que se pelearon por ver quién se quedaba, con la princesa Ara: hay procesiones de sacerdotes, de guerreros, de animales que parece que miran y conocen, de barcos con dos proas, de hombres de barba negra, de negros de pelo rizado; y todo con el perfil firme, y el color tan fresco y brillante como si aún corriera sangre por las venas de los artistas que dejaron escritas en jeroglíficos y en pinturas la historia del pueblo que echó sus barcos por las costas y ríos de todo Centroaméríca, y supo de Asia por el Pacífico y de África por el Atlántico.
Cometida esta violación, el egipcio encendió un candelabro de tres brazos, cargado de tres cirios negros, los colocó sesgadamente en dirección a La Meca, y luego, revistiéndose de una estola negra bordada con signos jeroglíficos, con un cuchillo cor-tó la fina cubierta de estaño que cerraba el ataúd.
Por el balcón de mí gabinete entra un aire frío y ligero como un beso de hipócrita. Las estrellas desaparecen poco a poco, como esos jeroglíficos misteriosos que el tiempo borra de las pirámides egipcias.
Carecíamos, efectivamente, de escritura y no podíamos fijar el pensamiento sino por medio de jeroglíficos que, a excepción de los simbólicos y algunos de los figurativos, no eran sino ayuda de la memoria.
Yo bendigo la hora en que me impuse la obligación de realizar esta severa revisión integral porque, como los egiptólogos – que suelen quedarse como extasiados ante la áspera piedra de los jeroglíficos, sin advertir que, mismo junto a ella, esperan indiferentes igual examen, ricas telas históricas, preciosos collares de obsidianas, maravillosas figulinas estilizadas – los estudiosos e investigadores del pasado americano tenemos el hábito – el mal hábito – de trabajar como datólogos, de prestar atención excesiva al detalle y no llegar nunca a la comprensión total de los personajes que más nos atraen.
Las llamas consumían los volúmenes con avidez, saltando en extraños colores y despidiendo un olor indeciblemente nauseabundo mientras las páginas de misteriosos jeroglíficos y las carcomidas encuadernaciones eran devoradas por el ele-mento devastador.