jeroglífico


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con jeroglífico: cuneiforme

jeroglífico, a

(Del lat. hieroglyphicus < gr. hieroglyphikos.)
1. adj./ s. m. LINGÜÍSTICA Se aplica a la escritura que representa los significados de las palabras con figuras o símbolos la escritura egipcia antigua es jeroglífica.
2. s. m. LINGÜÍSTICA Cada una de estas figuras o símbolos.
3. JUEGOS Pasatiempo o juego de ingenio que consiste en descifrar una palabra, frase, etc., que está expresada por medio de símbolos o figuras no consigo resolver el jeroglífico. acertijo
4. Situación o problema de difícil interpretación o solución. laberinto

jeroglífico, -ca

 
adj. ling. Díc. del sistema de escritura de algunos pueblos antiguos que usaban signos ideográficos en vez de fonéticos. Los egipcios combinaron estos signos con otros fonéticos que representaban ya un sonido o una sílaba.
m. Cada uno de los caracteres usados en esta escritura.
Escrito en que se han sustituido total o parcialmente las letras por signos ideográficos y cuyo descifre constituye un pasatiempo.

jeroglífico, -ca

(xeɾo'γlifiko, -ka)
abreviación
1. escritura que emplea figuras o símbolos para representar ideas escritura jeroglífica egipcia
2. texto, explicación que es difícil de entender indicaciones jeroglíficas

jeroglífico


sustantivo masculino
1. Símbolo o figura con que se representan las ideas en cierto tipo de escritura descifrar un jeroglífico
2. pasatiempo que consiste en un conjunto de figuras con que se expresa una frase que se ha de descubrir Voy a hacer un jeroglífico para matar el tiempo.
3. texto, dibujo o indicación que es difícil de comprender Aquel mapa era un jeroglífico.
Traducciones

jeroglífico

hiéroglyphe, rébus

jeroglífico

иероглиф

jeroglífico

hieroglyphic, puzzle

jeroglífico

geroglifico

jeroglífico

hiëroglief

jeroglífico

象形文字

jeroglífico

A. ADJhieroglyphic
B. SM
1. (= escritura) → hieroglyph, hieroglyphic
2. (= situación, juego) → puzzle
Ejemplos ?
En 1822 Jean Francois Champollion comenzó a traducir el texto jeroglífico y, tras examinar algunos de los papiros del Libro de los muertos, lo identificó como un ritual funerario.
El nombre de Hatti proviene de las crónicas asirias que lo identificaban como el "País de Hatti" (Chati), y por otra parte los egipcios les denominaban "Heta", que es la transcripción más común del jeroglífico "Ht" (la escritura egipcia carecía de vocales).
Las tintas para el texto eran tanto negras como rojas, con independencia de si se trataba de jeroglífico o escritura hierática, aunque predominaba el color negro y el rojo se reservaba para títulos de sortilegios, aperturas y cierres de capítulos, instrucciones para realizar los hechizos correctamente o los nombres de criaturas peligrosas como el dios Apep.
A menudo la anchura de las líneas está en proporción con la de la hoja de papiro, y ocasionalmente los Libros de los muertos en hierático contienen también partes en jeroglífico.
El trabajo de Ernest Wallis Budge, sucesor de Birch en el Museo Británico, sigue siendo muy consultado, pues incluye tanto la edición en jeroglífico como en inglés, aunque esta última se considera inexacta y desactualizada.
Más tarde los trazos se estilizaron y la similitud con los pictogramas primitivos se perdió. Los egipcios a partir de la escritura pictográfica crearon el sistema jeroglífico.
El jeroglífico consta del signo árbol, y en su tronco un tochtli, que no tiene la apariencia de un conejo, sino de un cuadrúpedo carnicero, el ocotochtli, gato montés.
Entonces el corazón del difunto era pesado en una balanza contra la diosa Maat, que encarnaba la verdad y la justicia. Esta diosa era a menudo representada como una pluma de avestruz, el signo jeroglífico de su nombre.
La lengua hitita, también llamada nesita, es la más importante de la extinguida rama anatolia de las lenguas indoeuropeas, siendo los otros miembros el luvita (especialmente el luvita jeroglífico), el palaico, el lidio y el licio.
En cambio, el contenido manifiesto nos es dado como un jeroglífico, para cuya solución habremos de traducir cada uno de sus signos al lenguaje de las ideas latentes.
Incurriríamos, desde luego, en error si quisiéramos leer tales signos dándoles el valor de imágenes pictóricas y no de caracteres de una escritura jeroglífica. Supongamos que tenemos ante nosotros un jeroglífico cualquiera de los muchos que se publican como pasatiempo.
Una clara de huevo puesta en vaso de agua la noche anterior toma las más extrañas formas, y es jeroglífico cuyos signos hablan, cuyas figuras emblemáticas anuncian las contingencias de la vida.