jardinero

(redireccionado de jardineros)
También se encuentra en: Sinónimos.

jardinero, a

s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona encargada de cuidar y cultivar un jardín.

jardinero -ra

 
m. f. El que por oficio cuida y cultiva un jardín.
f. Mueble para colocar plantas de adorno.
Recipiente más largo que ancho empleado para el cultivo de plantas y flores en terrazas y apartamentos.
Carruaje descubierto, de cuatro ruedas y cuatro asientos, cuya caja suele ser de mimbre.
Coche abierto que utilizaban en verano los tranvías.

jardinero, -ra

(xaɾði'neɾo, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona tiene por oficio cuidar y cultivar un jardín trabajar de jardinero
Sinónimos
Traducciones

jardinero

jardinier

jardinero

giardiniere

jardinero

zahradník

jardinero

gartner

jardinero

Gärtner

jardinero

puutarhuri

jardinero

vrtlar

jardinero

庭師

jardinero

정원사

jardinero

tuinier

jardinero

gartner

jardinero

ogrodnik

jardinero

jardineiro

jardinero

trädgårdsanläggare

jardinero

คนทำสวน

jardinero

bahçıvan

jardinero

người làm vườn

jardinero

园丁

jardinero

градинар

jardinero

園丁

jardinero

גנן

jardinero

/a
A. SM/Fgardener
B. SM (Cono Sur) (= pantalón) → overalls pl, dungarees pl; [de niño] → romper suit
V tb jardinera
Ejemplos ?
Y cubierto de amarillo Musgo y de hierba silvestre, Rodeaba esta campestre Casa un corto huertecillo. Ya en él no había señales De manos de jardineros, Y el plantío y el sendero Eran, sin cultivo, iguales.
¿Y el palacio hindú, de rojo oscuro con los ornamentos blancos, como los bordados de trencilla en un vestido de mujer, y tan tallado todo, las ventanas menudas y la torre, como la fuente de mármol, las columnas de pórfido, los leones de bronce que adornan la sala, colgada de tapicerías? ¿Y el Japón, que es como la China, con más gracia y delicadeza, y unos jardineros viejos que quieren mucho a los niños?
Así es que buscaba la compañía de una niña de su misma edad, hija de los jardineros de su casa, porque la pobre criatura se avenía a todos sus caprichos sin atreverse a contradecirla jamás.
Almorcé en Hampstead y después tomé el camino del Tribunal, a través de las carreteras, todavía húmedas de rocío, en medio del dulce perfume de las flores que crecían en los jardines del camino o que pasaban en cestas sobre las cabezas de los jardineros; yo sólo pensaba en intentar aquel primer esfuerzo para hacer frente al cambio de nuestra situación.
La autoridad de los Santos Padres, que después de los apóstoles «hicieron crecer a la Iglesia con sus esfuerzos de jardineros, constructores, pastores y nutricios»(40), es suprema cuando explican unánimemente un texto bíblico como perteneciente a la doctrina de la fe y de las costumbres; pues de su conformidad resulta claramente, según la doctrina católica, que dicha explicación ha sido recibida por tradición de los apóstoles.
Sin embargo, de cuando en cuando, venían algunas gentes del campo a ver los jardines del Alcázar, que forman una de las más interesantes curiosidades de Sevilla, y, aunque en efecto su presencia me molestaba, por otro lado me divertía sobremanera el juego de las fuentes, que en estas ocasiones hacen lucir los jardineros, cuando se les da una propina.
Innumerables generaciones de jardineros habían dado lo mejor de sí para hacerlo florecer, pero más allá de una medio-apertura ocasional de un capullo con un gusano en su interior, sus esfuerzos habían sido infructuosos.
Los jardineros, en su mayor parte, sin embargo, mantenían que el arbusto pertenecía a la familia de la rosa, pero tenía algún defecto inextirpable, que evitaba que los capullos saliesen, y que explicaba su condición enfermiza general.
Cierto es que el reposo debe contribuir en algo, pero en este asunto obra o influye algún factor extraño y fundamental. Hasta los jardineros tienden a la obesidad.
Pero estas personas no eran jardineros habituales, y siendo condenados por éstos como meros teóricos y soñadores, eran, en su mayor parte, considerados así por la gente.
Pero los asiduos visitantes de este jardín, deben estar ya acostumbrados y sufrir los beneficios de este idioma, porque he observado lo siguiente: Como decía, fui hasta allá ayer por la tarde. Me senté en un banco y, de pronto, observé a dos jardineros.
Primero aparecieron diez soldados, enarbolando tréboles. Tenían la misma forma que los tres jardineros, oblonga y plana, con las manos y los pies en las esquinas.