jaezar

(redireccionado de jaeces)

jaezar

v. tr. Enjaezar, poner jaeces a las caballerías.
NOTA: Se conjuga como: cazar

jaezar


Participio Pasado: jaezado
Gerundio: jaezando

Presente Indicativo
yo jaezo
tú jaezas
Ud./él/ella jaeza
nosotros, -as jaezamos
vosotros, -as jaezáis
Uds./ellos/ellas jaezan
Imperfecto
yo jaezaba
tú jaezabas
Ud./él/ella jaezaba
nosotros, -as jaezábamos
vosotros, -as jaezabais
Uds./ellos/ellas jaezaban
Futuro
yo jaezaré
tú jaezarás
Ud./él/ella jaezará
nosotros, -as jaezaremos
vosotros, -as jaezaréis
Uds./ellos/ellas jaezarán
Pretérito
yo jaecé
tú jaezaste
Ud./él/ella jaezó
nosotros, -as jaezamos
vosotros, -as jaezasteis
Uds./ellos/ellas jaezaron
Condicional
yo jaezaría
tú jaezarías
Ud./él/ella jaezaría
nosotros, -as jaezaríamos
vosotros, -as jaezaríais
Uds./ellos/ellas jaezarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo jaezara
tú jaezaras
Ud./él/ella jaezara
nosotros, -as jaezáramos
vosotros, -as jaezarais
Uds./ellos/ellas jaezaran
yo jaezase
tú jaezases
Ud./él/ella jaezase
nosotros, -as jaezásemos
vosotros, -as jaezaseis
Uds./ellos/ellas jaezasen
Presente de Subjuntivo
yo jaece
tú jaeces
Ud./él/ella jaece
nosotros, -as jaecemos
vosotros, -as jaecéis
Uds./ellos/ellas jaecen
Futuro de Subjuntivo
yo jaezare
tú jaezares
Ud./él/ella jaezare
nosotros, -as jaezáremos
vosotros, -as jaezareis
Uds./ellos/ellas jaezaren
Imperativo
jaeza (tú)
jaece (Ud./él/ella)
jaezad (vosotros, -as)
jaecen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había jaezado
tú habías jaezado
Ud./él/ella había jaezado
nosotros, -as habíamos jaezado
vosotros, -as habíais jaezado
Uds./ellos/ellas habían jaezado
Futuro Perfecto
yo habré jaezado
tú habrás jaezado
Ud./él/ella habrá jaezado
nosotros, -as habremos jaezado
vosotros, -as habréis jaezado
Uds./ellos/ellas habrán jaezado
Pretérito Perfecto
yo he jaezado
tú has jaezado
Ud./él/ella ha jaezado
nosotros, -as hemos jaezado
vosotros, -as habéis jaezado
Uds./ellos/ellas han jaezado
Condicional Anterior
yo habría jaezado
tú habrías jaezado
Ud./él/ella habría jaezado
nosotros, -as habríamos jaezado
vosotros, -as habríais jaezado
Uds./ellos/ellas habrían jaezado
Pretérito Anterior
yo hube jaezado
tú hubiste jaezado
Ud./él/ella hubo jaezado
nosotros, -as hubimos jaezado
vosotros, -as hubísteis jaezado
Uds./ellos/ellas hubieron jaezado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya jaezado
tú hayas jaezado
Ud./él/ella haya jaezado
nosotros, -as hayamos jaezado
vosotros, -as hayáis jaezado
Uds./ellos/ellas hayan jaezado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera jaezado
tú hubieras jaezado
Ud./él/ella hubiera jaezado
nosotros, -as hubiéramos jaezado
vosotros, -as hubierais jaezado
Uds./ellos/ellas hubieran jaezado
Presente Continuo
yo estoy jaezando
tú estás jaezando
Ud./él/ella está jaezando
nosotros, -as estamos jaezando
vosotros, -as estáis jaezando
Uds./ellos/ellas están jaezando
Pretérito Continuo
yo estuve jaezando
tú estuviste jaezando
Ud./él/ella estuvo jaezando
nosotros, -as estuvimos jaezando
vosotros, -as estuvisteis jaezando
Uds./ellos/ellas estuvieron jaezando
Imperfecto Continuo
yo estaba jaezando
tú estabas jaezando
Ud./él/ella estaba jaezando
nosotros, -as estábamos jaezando
vosotros, -as estabais jaezando
Uds./ellos/ellas estaban jaezando
Futuro Continuo
yo estaré jaezando
tú estarás jaezando
Ud./él/ella estará jaezando
nosotros, -as estaremos jaezando
vosotros, -as estaréis jaezando
Uds./ellos/ellas estarán jaezando
Condicional Continuo
yo estaría jaezando
tú estarías jaezando
Ud./él/ella estaría jaezando
nosotros, -as estaríamos jaezando
vosotros, -as estaríais jaezando
Uds./ellos/ellas estarían jaezando
Ejemplos ?
Dijo; y Hera, la diosa de los níveos brazos, no fue desobediente. La venerable diosa Hera, hija del gran Cronos, aprestó solícita los caballos de áureos jaeces.
Dicho esto, elige entre los trescientos hermosos y velocísimos caballos que tenía en sus soberbias cuadras, uno por cada troyano, y manda que se les lleven por su orden, cubiertos de ricas gualdrapas de púrpura, recamadas de varios colores. Del pecho les penden colleras de oro, de oro son sus jaeces, de rojo oro también los frenos que tascan sus dientes.
Turbada por su espanto la virgen Iuturna, derriba entre los jaeces a Metisco, auriga de Turno, y le abandona a gran distancia, caído del carro, poniéndose ella en su lugar y tomando en un todo la voz, el cuerpo, las armas de Metisco.
En medio de ellos venía, cabizbajo y abatido, caballero en una mula con jaeces harto ricos, un insigne personaje, de aspecto notable y digno, de estatura no muy alta, pero gallarda y de brío.
La diputación de la ciudad, ídem. Los caballeros de Santiago, Calatrava, Alcántara, Montesa y Carlos III, también en magníficos caballos con jaeces bordados.
MARÍA Helo sido: todo caballo escogido sirve de rocín después, que lleva a moler harina. Moza me vi, y hartas veces admiraron mis jaeces; ya el tiempo me hizo rocina.
Cabalgó hasta donde estaba Alicia y al detenerse su montura se desplomó a tierra tan pesadamente como antes lo hubiera hecho el caballero rojo: luego volvió a montar y los dos caballeros se estuvieron mirando desde lo alto de sus jaeces sin decir palabra durante algún rato.
Estiman mucho los presentes de las gentes comarcanas, los cuales les envían, no solamente los particulares, sino también las ciudades, consisten en caballos escogidos, armas grandes, jaeces y collares; y nosotros también los habemos enseñado a recibir dinero.
A su hijo Alonso le asigna dos jaeces de plata esmaltados, los balajes correspondientes y todas las espadas y armas que poseía, entre ellas una espada de oro, que perteneció a un rey moro y que los Reyes Católicos le habían entregado como regalo, para reconocerle a título íntimo que él era el único descendiente de la Casa Real Nazarí, pero debería pedírsela a su primo Fernando de Granada que la tenía en préstamo.
La señora del palenque (dama de honor) entraba montada en un palafrén adornado de ricos jaeces y misma deslumbrante de espléndidas galas.
"Fue criado por sus padres al uso español, como lo anduvieron ellos mismos desde que se hicieron cristianos, con mucho lustre, con ayos y criados españoles, teniendo para su ornato muy buenos caballos, jaeces y otros aderezos".
Impresionan los regalos que en sus dos gobiernos hizo el Virrey: solamente al duque de Uceda envió en dinero contante y sonante 200 000 ducados, además de un par de tiestos de plata esmaltados con ramos de naranjas y cidras, que pesaban ciento veinticinco libras, trescientos abanicos de ébano y marfil, caballos, jaeces, mazas, alfanjes y cuchillos damasquinados, así como piezas de joyería más ricas por el trabajo del orfebre que por el peso del oro, los rubíes, diamantes y esmeraldas.