jadeíta

jadeíta

s. f. MINERALOGÍA Silicato de color verde blanquecino, traslúcida, que funde con facilidad.

jadeíta

  [NaAl(SiO3)2]
f. mineral. Silicato de aluminio y sodio, con textura microcristalina.
Traducciones

jadeíta

giadeite
Ejemplos ?
2/México. Taube, Karl (2007). «La jadeíta y la cosmovisión de los olmecas», en Arqueología Mexicana, XV (87): págs. 43-48. México DF: Raíces.
El jade preferido por los olmecas, y por todos los pueblos mesoamericanos posteriores, no fue el jade nefrita de los antiguos chinos, sino la jadeíta.
Fue práctica común el limarse y perforarse los dientes, para incrustar en ellos piedras o rellenos de jadeíta, nefrita o turquesa.
Las personas depositadas en estas urnas hechas de barro, corresponden a la nobleza que habitaba este sitio, eran depositadas en los edificios, y estaban acompañadas de singulares ofrendas como cajetes y vasos de barro pintados, figurillas, navajas prismáticas de obsidiana y pedernal, objetos de concha, jadeíta, caracol, dientes de tiburón, jaguar o cocodrilo, caparazones de tortuga y punzones de cola de raya.
Aunque el debate acerca del origen del jade ha dado lugar a las más diversas especulaciones y discusiones, reconocimientos en campo recientes han mostrado que el origen del material se encuentra en la parte central de la región del valle de Motagua, en el oriente de Guatemala. Hasta donde conocemos, esa región sigue siendo la única fuente de jadeíta en Mesoamérica.
La figura fue esculpida de una sola pieza, mitad blanca, mitad verde, de jadeíta que contenía numerosas imperfecciones como grietas o zonas descoloridas.
la excavación produjo muchas hachas ceremoniales de jadeíta (celts), cerámica, cuentas de roca ígnea verde (greenstone) arregladas en grupos (como que alguna vez fueron dos collares separados), fragmentos de figurines con cara de niño (baby-face), Bastones de madera esculpidos, cuchillos rituales de obsidiana (sin evidencia de uso), huesos de bebes recién nacidos o sin nacer, y fragmentos de huesos humanos y animales.
Un hacha de jadeíta tiene grabado un niño llorando, al mismo tiempo que se está transformando en un jaguar, y que han denominado El Bebé.
La vasija estaba asociada con otros objetos suntuosos entre los que destacan: hachas labradas en piedra verde, jadeíta, pelotas de hule, mazos de madera y varias estacas con la punta quemada, así como semillas de jobo, coyol, nanche, calabaza, huesos de tortuga y venado de cola blanca.
En el año 2009 se originaron ciertas controversias cuando se descubrió que era en China donde se estaban confeccionando las copias de la Col de Jadeíta que se vendían en el museo, en vez de en Taiwán..
La Col de Jadeíta es una escultura pequeña, que mide tan solo 18,7 cm de largo por 9,1cm y 5,07cm, «poco más grande que una mano humana.» Leslie Hook.
l repollo de jadeíta, col de jadeíta o col de jadeíta con insectos es un trozo de jadeíta tallada con la forma de una cabeza de col china, con una langosta y un catídido camuflados entre sus hojas.