júbilo


También se encuentra en: Sinónimos.

júbilo

(Del bajo lat. jubilum.)
s. m. Sentimiento de alegría intenso, que se manifiesta con signos exteriores mostraron su júbilo tras ganar el premio. alborozo, regocijo

júbilo

 
m. Viva alegría manifestada con signos exteriores.

júbilo

('xuβilo)
sustantivo masculino
contento grande manifestado por signos exteriores dar saltos de júbilo
Sinónimos

júbilo

sustantivo masculino
alborozo*, alegría*, regocijo, contento*, gozo*.
El júbilo y el alborozo suponen manifestaciones exteriores de alegría; en los demás sustantivos no es indispensable su manifestación exterior.

júbilo:

alborozoregocijo, algazara, contento, placer, exultación, exaltación, gozo, felicidad, entusiasmo, alegría,
Traducciones

júbilo

joy, jubilation

júbilo

Jubel

júbilo

SMjoy, rejoicing, jubilation
con júbilojoyfully
Ejemplos ?
El Sordina sonrió sin poder disimular el júbilo que le proporcionaba la presencia del famoso baratero, y aprovechando la primera oportunidad, díjole a éste, con acento mortificante, a la vez que le indicaba disimuladamente al suplente del Gallareta.
Delicado y de sensibilidad exquisita, se ha encariñado definitivamente con sus altas funciones municipales, que las ha tomado como el apostolado del magisterio, solamente para ofrecer la deliciosa contemplación de las almas que sienten júbilo al servir a los demás.
Mientras se exageraba la eficacia de la Conferencia de Cancilleres, con muestras de júbilo, tras de este biombo el Perú dejaba ver el afán expansionista y todos sus ultrajes que continuaba realizándolos en territorios ecuatorianos recibían la venia continental.
Pronto el rápido trotar de otro caballo hizo volver el rostro a Joseíto y saludar con una exclamación de júbilo a Cayetano el Petaquero, que avanzaba hacia él también airosa y típicamente engalanado, jinete en un jaco de sangre andaluza y cabos finos como torzales, que, al aire la suelta crin, agitaba los encarnados borlones del mosquero y la también roja morillera del ensedado y vistoso atajarre.
Un júbilo extraño innovaba rocas, montes, montañas, volcanes; un verdor misterioso acrecentaba la hierba, los matorrales y los árboles; un colorido de ropa nueva se extendía sobre la tierra, sobre el agua, en el viento...el propio sol se transformaba.
Es cierto, la habían privado por algún tiempo sus opresiones y calamidades de no manifestarse a la par de sus deseos; pero en el momento que logró verse libre de esas infaustas legiones de piratas, que se propusieron arrasar su hermoso suelo, con que placer, con que júbilo y ternura haya esplicado sus sentimientos...
10.° Que el Poder Ejecutivo disponga la celebración de tan interesante instalación, con las demostraciones que acrediten del modo más importante el júbilo, y general regocijo de que debe hallarse penetrado este pueblo.
Y esforzarnos como ellos, valientemente, pues la paz que nace no se hallaría en proporción con sus sufrimientos si no nos sintiéramos aptos para ganarla, todos los días y a toda hora, con nuestra laboriosidad y nuestra perseverancia, nuestro patriotismo y nuestra justicia, nuestra energía y nuestra bondad. Almas de niños y almas de jóvenes son las primeras en acercarse, en esta mañana de fiesta, al júbilo de la Patria.
A pesar del miedo inusitado, me sentía feliz al palpar por primera vez una materialización perfecta de un maestro de lo invisible. En mi corazón se levantaba un grito de júbilo.
«Ven amigo mío, mi idolatrado Sebastián, a los brazos de tu adorada LUCÍA.» Sebastián toma el papel, y devorándolo con la vista, besa mil veces aquel escrito precioso, sale de su habitación con todas las precauciones imaginables, y guiado de la india, se dirige adonde su esposa, llena de júbilo, lo esperaba.
Y como al fin la señora de IXTLILXOCHITL, la también bondadosa y bella, MATLALCIHUATZIN, la reverenda señora que usa una red, había tenido un niño, el peligro aumentaba. Y aunque IXTLILXOCHITL amaba a sus hijas, TOZCUETZIN y ATOTOTZIN, la llegada de un varón lo colmaba de júbilo.
oberano señor: Si el sagrado ministerio de dictar la ley y administrar la justicia á los pueblos que reclaman su libertad, es el mas noble empeño de la autoridad y la base que sostiene el cuerpo político; y si solo á proporción de las desgracias sufridas se puede decifrar el júbilo que cada pueblo recibe en particular de ver establecida en estos felices dias la unión mas augusta, que asegure la felicidad de los pueblos en las futuras generaciones, es sin duda la provincia de Cochabamba la que por diversos títulos juzga tener el honor de las primeras en el reconocimiento de esa Soberana Asamblea Constituyente.