isabelino

(redireccionado de isabelinos)

isabelino, a

1. adj. HISTORIA Que pertenece a cualquiera de las reinas de España o del Reino Unido llamadas Isabel.
2. adj./ s. HISTORIA Que era partidario de la reina Isabel II de España.
3. adj / s. f. ECONOMÍA Se aplica a la moneda que lleva el busto de Isabel II de España.
4. adj./ s. ARTE Se aplica a la persona que se inscribía en algún movimiento artístico desarrollado en tiempos de las reinas británicas o españolas que llevaron el nombre de Isabel.
5. adj. ARTE Del estilo artístico imperante en la época de la reina Isabel I de Inglaterra pintura isabelina; teatro isabelino.
6. ARTE Del estilo artístico imperante en la época de la reina Isabel II de España mobiliario isabelino.
7. EQUITACIÓN Se aplica al caballo que es de color perla entre blanco y amarillo. isabela

isabelino, -na

 
adj. Relativo a cualquiera de las reinas que llevaron el nombre de Isabel en España o Inglaterra.
Díc. de la moneda que lleva el busto de Isabel II.
adj.-s. Partidario del reinado de esta reina. Díc. esp. de los soldados que defendieron su causa contra los carlistas.
Tratándose de caballos, de color perla.
b. art. Díc. del estilo decorativo imperante en España durante el reinado de Isabel II. (V. estilo.)
Traducciones

isabelino

ADJ la España isabelinaIsabelline Spain, the Spain of Isabel II
la Inglaterra isabelinaElizabethan England, the England of Elizabeth I
Ejemplos ?
Los gallos en su franja superior representan a los gallos de pelea isabelinos, especie descendiente del zamuro, caracterizado por sus espuelas naturales y su habilidad en combate.
El día 25 de mayo de 1837 se presentaron en el pueblo las partidas de Jara, Peco y Cuesta procedentes de Alía, que se dirigían hacia La Mancha, entablando una fuerte batalla contra los isabelinos que se habían hecho fuertes en la plaza del Ayuntamiento; al no poderlos desalojar, incendiaron dieciocho casas de la misma plaza, además de saquear a vecinos y asesinar a algunos.
Fue entonces cuando muchos políticos isabelinos fueron en busca de Bravo Murillo con la intención de que éste utilizara su poder para que volviese la Reina.
Se cree que todos los teatros isabelinos tuvieron una limitada capacidad para representar escenas a un nivel superior en la parte trasera del escenario —como la escena de Julieta en el balcón en Romeo y Julieta, II.ii.
En muchos de sus textos, los conceptos están encadenados unos con otros dando lugar así a lo que normalmente se denomina "concepto extendido" (extended conceit) Al contrario de las metáforas de otros poetas isabelinos, atados al estilo de Petrarca, que de forma monótona repiten las metáforas petrarquistas (como la rosa por el rubor de las mejillas, las perlas por los dientes, los lirios o la nieve por la blancura de la piel o los hilos de oro por los cabellos), las metáforas usadas por los poetas metafísicos logran una mayor profundidad al relacionar objetos completamente distintos con ideas también nuevas.
Este lugar está situado a mitad de camino entre Viana y Los Arcos, a unos 10 km de cada una de estas dos localidades. Viana y Los Arcos eran los reductos isabelinos y carlistas más cercanos en la zona oeste de Navarra.
En uno de los intercambios efectuados en este lugar, al comprobar el oficial isabelino encargado de entregar los presos carlistas el estado lamentable que presentaban los prisioneros isabelinos que se le daban a cambio, amenazó que en el siguiente canje no lo realizaría uno por uno sino «a peso».
A pesar de todo y con el objetivo de intentar aliviar el asedio, desde Bilbao salieron varios grupos de soldados isabelinos a Portugalete, pero fueron localizados por carlistas y su intento echado por tierra después de sufrir varias bajas.
En 1920 publicó El bosque sagrado, según Andreu Jaume, su libro más programático y calculado y donde se esbozan las líneas maestras de su programa: los isabelinos menores, el interés por la poseía dramática, la incomodidad con Shakespeare, el simbolismo francés y Dante.
Pero el 16 de junio el infante Carlos ordenó el bombardeo del centro urbano de la ciudad, con el objeto de aumentar la presión sobre los isabelinos de Bilbao.
No obstante, el contrafuego de las baterías bilbaínas seguía activo y el 26 de junio, por ejemplo, Don Carlos estuvo a punto de ser alcanzado por proyectiles isabelinos mientras estaba en el frente haciendo una inspección.
Ahora que Zumalacárregui había muerto, los generales Espartero y Fernández de Córdoba, junto a otros jefes y oficiales isabelinos de la zona norte, marcharon desde Castilla para converger sobre Bilbao y levantar el sitio.