irrepresentable


También se encuentra en: Sinónimos.

irrepresentable

adj. Que no puede ser representado su obra permaneció irrepresentable hasta que los avances técnicos del siglo xx permitieron su puesta en escena. representable

irrepresentable

 
adj. Que no se puede representar como espectáculo público.
Que no se puede representar en la imaginación; inimaginable, infigurable.

irrepresentable

(irepɾesen'taβle)
abreviación
1. representable que es difícil o imposible de representar como espectáculo Este proyecto es irrepresentable para un cineasta independiente.
2. que no puede ser imaginado la infinidad irrepresentable del universo
Sinónimos

irrepresentable

Ejemplos ?
Entre las diversas conexiones accesorias a las ideas latentes esenciales, será preferida aquella que permita una representación visual y la elaboración onírica no rehuirá el trabajo de fundir primero en una distinta forma verbal -por desacostumbrada que ésta sea- la idea abstracta irrepresentable plásticamente, si con ello ha de conseguir darle una representación y poner término al ahogo psicológico del pensamiento obstruido.
Calderón, el símbolo de casta, fué á buscar carne para su pensamiento al teatro, en que se ha do presentar al inundo en compendio compacto y vivo, en sucesión de hechos significativos, vistos desde afuera, desvaneciéndose á último término, hasta perderse á las veces, el nimbo que los envuelve, el coro irrepresentable de las cosas (2).
La primera obra maestra fue sin duda La Celestina, pieza teatral irrepresentable y originalísima obra de un desconocido autor y de Fernando de Rojas, que marcó para siempre el Realismo en una parte esencial de la literatura española, cuya riqueza abona también ficciones caballerescas tan maravillosas y fantásticas como los libros de caballerías, menos leídos en la actualidad de lo que merecen, habida cuenta de que figuran entre sus piezas más destacadas novelas como Tirante el Blanco, escrita en valenciano, Amadís de Gaula o el Palmerín de Inglaterra; un autor característico del género fue Feliciano de Silva.
La obra fue rechazada por "irrepresentable" pero meses más tarde otro amigo, Mariano de Vedia, la hizo llegar nuevamente y esta vez fue aceptada y estrenada por la compañía Podestá.