irreconciliable

irreconciliable

1. adj. Que no se quiere reconciliar su enemistad es tan antigua que ya son adversarios irreconciliables. inconciliable
2. Que no puede ser conciliado o armonizado con otra cosa por ser opuestas nuestras ideas políticas son absolutamente irreconciliables. conciliable
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

irreconciliable

 
adj. Díc. del que no quiere reconciliarse con otro.
Incompatible.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

irreconciliable

(irekonθi'ljaβle)
abreviación
1. persona que no desea o no puede llegar a un acuerdo o a restablecer una relación con otra Su hermano y él son irreconciliables.
2. cosa que no puede existir combinarse con otra cosa Sus diferencias son irreconciliables.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Traducciones

irreconciliable

irreconcilable

irreconciliable

inconciliable

irreconciliable

irreconciliável

irreconciliable

neslučitelné

irreconciliable

uforenelige

irreconciliable

ADJirreconcilable
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Trabajó con todas las fuerzas sociales de la zona; lideró con la alcaldesa, de ese tiempo, el Consenso de Apartadó, un ejemplo nacional de gobernabilidad, que fortaleció los ideales de defensa de la vida y desarrollo y progreso social de esa región, sumida, por muchos años, en un conflicto armado que parecía de posiciones irreconciliable; cumplió un trabajo arduo con la Comisión Facilitadora de la Paz, creada por la Gobernación de Antioquia; fue Presidente de la Asociación de Amigos de Urabá".
Declarada la guerra civil entre los partidarios favorables a Urraca o a Alfonso, éste la declaró incapaz de gobernar e hizo que la encerraran en El Castellar, en Aragón, a consecuencia de una conspiración en la que Urraca ordenó a los tenentes de fortalezas castellano-leoneses que no obedecieran las órdenes de su marido, lo que provocó una ruptura política irreconciliable con la facción de los altos prelados Bernardo de Sedirac de Toledo y Diego Gelmírez de Santiago de Compostela, y la nobleza aristocrática acaudillada por Pedro Froilaz y Gómez González.
Fue en esos años cuando comenzó la rivalidad irreconciliable entre estos equipos, que sólo se intensificó después de que los hermanos Starostin fueran confinados en 1942 por instrucciones personales de uno de los patrones del Dinamo, Lavrenti Beria.
El 20 de abril de 1953, a las 9.30 p.m., inaugura en la Biblioteca Nacional José Martí otra exposición personal, presentada por el colectivo de profesores de pintura y modelado de Santa Clara, Las Villas, con palabras de Joaquín Texidor, quien analiza detenidamente, por primera vez, su obra: más madura, color más independiente y protagonista, aun preocupado por la composición y el ritmo del dibujo, que cierra brillantemente el lienzo; más depurados su esoterismo y su mensaje contra la moral de la hipocresía, su enemiga irreconciliable...
Los obispos de Freising dijeron que el nazismo “adhiere a un programa religioso y cultural irreconciliable con la enseñanza católica” y que “el nacionalsocialismo contra nuestra esperanza adoptó los métodos de los bolcheviques, por lo tanto nosotros no podemos asumir la existencia de buena fe”.
Finalmente, el disfraz de Téotl consiste en la aparente distinción, independencia, exclusión mutua e irreconciliable oposición entre los pares vida/muerte, masculino/femenino, luz/oscuridad, etc.
En efecto, la desalentadora realidad sobre la imposibilidad de mantener un trabajo en un lugar cuya población mayoritaria era inmigrante, entraba en un irreconciliable conflicto con la opinión sobre sí mismo, de ser un privilegiado caballero anglosajón, por lo que su racismo galvanizó hasta el punto del miedo.
La rivalidad ideológica entre los bloques no fue tan irreconciliable como se desprendía de las declaraciones retóricas, incluso durante la distensión (Nikita Jrushchov planteaba que la misión del comunismo era esperar a ser el enterrador del capitalismo).
Era obvio que existía una inconsistencia entre las políticas internas de desarrollo y una estructura financiera internacional errática y restrictiva. Era irreconciliable una política de crecimiento razonable con una libertad especulativa de cambios.
Era amantísimo de la verdad, superior á todo partido, facción y empeño en buscarla y defenderla, sólido en sus ideas y pensamientos, y enemigo irreconciliable de aquellos ingenios que ponen todo su conato en obscurecerla con sofismas: prendas, que acompañadas de un genio humilde, amables costumbres, y trato llano y sencillo, le concillaron la veneración, respeto y amor aun de aquellos cuyos mal empleados talentos podía temerse que les empeñasen á mirar con ceño al que en la práctica desacreditaba su método de enseñanza y estudios.
Mientras los anarquistas se declaran enemigos de la patria y por consiguiente del militarismo, los socialistas proceden jesuíticamente queriendo conciliar lo irreconciliable, llamándose internacionalistas y nacionalistas.
No quedaría en pie, según sus previsiones, el enemigo irreconciliable y la fuerza política más organizada que lucha con brío invencible contra el bolchevismo.