irrealizable

(redireccionado de irrealizables)
También se encuentra en: Sinónimos.

irrealizable

adj. Que no puede ser realizado es una idea muy buena, pero irrealizable. imposible realizable
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

irrealizable

 
adj. Díc. de lo que no se puede realizar.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

irrealizable

(ireali'θaβle)
abreviación
que no puede llevarse a cabo una deseo irrealizable
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

irrealizable

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

irrealizable

ADJ (gen) → unrealizable; [meta] → unrealistic, impossible; [plan] → unworkable
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
La redención instantánea de la Humanidad no se lograría sino por dos fenómenos igualmente irrealizables: que un espíritu de generosidad surgiera, repentinamente, en el corazón de los opresores, obligándoles a deshacerse de todos sus privilegios, o que una explosión de energía consciente se verificara en el ánimo de los oprimidos, lanzándoles a reconquistar lo arrebatado por los opresores.
LOS CRISTIANOS ENTRAN EN LAS LOGIAS POR CURIOSIDAD O CON LA ESPERANZA DE SABOREAR EL BANQUETE SOCIAL CON NUESTRA AYUDA; ALGUNOS LO HACEN POR TENER LA POSIBILIDAD DE EXPRESAR DELANTE DEL PUBLICO SUS SUEÑOS IRREALIZABLES: ESTOS TIENEN SED DE LA EXALTACION DEL TRIUNFO Y DE LOS APLAUSOS QUE DISPENSAMOS GENEROSAMENTE.
Porque entre el Estado, que prodiga promesas imposibles, y el público, quien ha concebido esperanzas irrealizables, se vienen a interponer dos clases de hombres: los ambiciosos y los utópicos.
A veces por irrealizables y a veces porque se iban consiguiendo elementos, conociendo cosas que permitían pensar en la idea de ampliar la cantidad de compañeros a fugarse.
Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena, Tristeza resignada de cosas irrealizables, Tengo en el horizonte un lucero encendido Y el corazón me impide que corra a contemplarle.
La juventud, fogata vigorosa y arrebatadora, en ocasiones no percibe con claridad la misión edificante del hombre sobre la tierra y divaga en sueños irrealizables, sin precisar los fines para los que ella misma ha sido destinada.
En el interior, un plano del pueblito, otro del partido, varios proyectos de iglesia y de escuela, estas aspiraciones natas de toda población naciente, irrealizables siempre, por falta de fondos, adornaban las paredes de la sala, con avisos para el pago de la contribución y de las patentes; en la mesa, un escribiente extendía una guía, ese documento de dos filos que, bajo pretexto de proteger los intereses legítimos del criador, se ha vuelto instrumento de su despojo, al buscar en él las municipalidades despilfarradoras, una elástica fuente de recursos, y cuya fácil falsificación permite a los empleados infieles aliarse con audaces cuatreros, para saquear, por otro lado, la propiedad del hacendado.
Di un mudo adiós a mis padres, a mis hermanos, a mis amigos; pensé en mis ilusiones desvanecidas, en mis irrealizables esperanzas y ambiciones que me habían separado de los seres que amé y me amaron en la tierra y cerré los ojos pensando que no volvería a abrirlos jamás.
La cortesía, nacida de una necesidad presente, se ha ido convirtiendo, como tantas otras costumbres hermanas, en el símbolo de una necesidad futura, y la que representaba ayer medios de ahorrar un impulso fisiológico representado y sentimientos de solidaridad y de amor todavía irrealizables.
Además, ésa es la vida que le conviene, continuó después de meditar un poco... Deseche esos sueños políticos que son irrealizables.
Apoyado por abogados como Miguel de Múzquiz, Campomanes y Floridablanca, y en nobles aragoneses como Manuel Roda y Juan Gregorio de Muniaín, Aranda realizó la difícil misión de abolir hábilmente las irrealizables concesiones otorgadas por el Rey.
C., cuando Cayo Graco se encontraba en Cartago fundando en sus proximidades la colonia de Junonia, el tribuno de la plebe Marco Livio Druso, colaborador de la oposición, presentó una serie de proyectos demagógicos -irrealizables en su mayoría- que logró no sólo enrarecer el ambiente político al regreso de Cayo, sino minar muy considerablemente su popularidad.