iracundo

(redireccionado de iracunda)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con iracunda: honor, redentor, rencillosa

iracundo, a

(Del lat. iracundus.)
adj./ s. Que tiende a sentir ira ten cuidado con él, es un hombre iracundo. irascible

iracundo -da

 
adj.-s. Propenso a la ira.
adj. fig. y poét.Alterado.

iracundo, -da

(iɾa'kundo, -da)
abreviación
1. persona que manifiesta ira o tiende a sentirla un guerrero iracundo
2. característica que es propia de estas personas Nos echó una mirada iracunda y amenazante.

iracundo, -da


sustantivo masculino-femenino
persona que manifiesta ira o tiende a sentirla Dante confinó a los iracundos al quinto círculo de su geografía infernal.
Sinónimos

iracundo

, iracunda
adjetivo
irritable, irascible, colérico, furibundo, atrabiliario, bilioso.
Iracundo alude tanto a la persona propensa a la ira como a la persona que, en un momento determinado, tiene un arrebato o ataque de ira. Irritable e irascible son sinónimos de iracundo en el primero de estos dos valores semánticos.
Traducciones

iracundo

zornig

iracundo

iracondo, iroso

iracundo

ADJ (= propenso a la ira) → irascible (frm); (= colérico) → irate
Ejemplos ?
Y si la ciudad de Tebas, iracunda, traer por las armas a las bacantes desde el monte intenta, me juntaré a las Ménades para ser su general.
Con mi honda y mi hacha y mis dos pumas, conquistaré todos los Imperios... –¡Hermano -dijo iracunda Mama Guaco- irás! Harás como se te ordena.
Fue la primer jornada, Del torrente nacido en las sombrías Florestas tropicales; La primera iracunda marejada, Y su rumor profundo Llevado de onda en onda por el viento Del Plata, al Oceano, ¡Fue a anunciar por el mundo Que ya estaba empeñada la partida Del porvenir humano!
Bola de Sebo, en el azoramiento de su triste despertar, no había dispuesto ni pedido merienda, y exasperada, iracunda, veía cómo sus compañeros mascaban plácidamente.
Aun en los vidrios tibia se dibuja de alguna sombra la ilusión fugaz, como al conjuro de andrajosa bruja, el diablo por el sol se ve cruzar. Mal sosegado Ibáñez todavía, lanza celoso en iracunda voz los ayes postrimeros de agonía con que se extingue su perdido amor.
Entró en esta última, y su sorpresa, al ver el fuego totalmente apagado, no tuvo límites; pero, muy pronto, el asombro cedió el campo a la cólera, que se despertó en ella iracunda.
Luego, sobre unas brasas, quemó delante del espejo un puñado de verbena, y miró atentamente a través de las espirales de humo. Después de unos instantes cerró los puños iracunda: -Debería haber sido mío -murmuró-, soy tan hermosa como ella.
La encamación sublime de una idea que hizo trizas el plomo y el cuchillo, la gigantesca hoguera cuyo brillo no apagó la iracunda tempestad.
Bien que vendrás a mis dientes: o no me conozco o no te reirás de mí, aunque tengas la barba de oro. De que Atana (¿Atenea?) contigo iracunda esté me cuidaré, y el que primero te dijo +"Ven aquí"+.
Tendía sus brazos suplicantes: sus brazos empezaron en negros a erizarse vellos y a curvarse sus manos y a crecer en combadas uñas y el servicio de pies a cumplir, y alabada un día 480 su cara por Júpiter, a hacerse deforme en una ancha comisura, y para que sus súplicas los ánimos y sus palabras suplicantes no dobleguen, el poder hablar le es arrancado: una voz iracunda y amenazadora y llena de terror de su ronca garganta sale.
-Ya sabes -repitió el Camarones con voz iracunda-, o me dices lo que te pregunto o salgo ahora mismito de estampía y no vuelves a ver mío ni er pelito de la ropa.
Rosario, que había nacido para ser buena y que no lograba arrancarse del corazón la imagen del único hombre amado, refugióse en brazos de su madre a llorar sus amarguras, y cada vez que algún rondador empezaba a zumbarle en los oídos promesas tentadoras y acariciadores propósitos, revolvíase iracunda y desdeñosa, y respondíale de modo tal que no quedábanle ganas a ninguno de sus pretendientes de volver con el recado.