invocador

(redireccionado de invocadores)

invocador, a

adj./ s. Que invoca o apela pronunció la plegaria con un tono invocador.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

invocador

invocativo
Ejemplos ?
Sus principales rivales: los Hombres Tijera (una implacable secta habitante de una ciudad imaginaria); Red Jack (cruce entre Dios y Jack el Destripador); la Hermandad de Dadá con Mister Nadie a la cabeza (sembradores del absurdo y la diversión); el Culto del Libro No Escrito (invocadores del “Descreador” del Universo); el Cuadro que se Comió París (una pintura que devora a quien la mira); el Quinto Jinete (del Apocalipsis); los Hombres de N.A.D.I.E.
Sinh: La historia de Sinh se remonta a la Guerra de las Máquinas entre las dos capitales de Spira en la antigüedad. Zanarkand era la ciudad de la magia y de los invocadores.
En este continente, conocen a una joven invocadora llamada Eiko, quien asume ser la última sobreviviente de la aldea de los invocadores de Madain Sari.
Zanarkand contaba con centenares de invocadores, hechiceros y guerreros de élite. Las armas de Bevelle eran mayormente máquinas, creadas para matar grandes masas de personas.
Sin previo aviso, una guerra estalló entre estas dos ciudades. Yu Yevon, el mejor de los invocadores, era el guía del pueblo de Zanarkand y amaba su ciudad por encima de todo.
Tras la victoria del grupo en el Volcán Gulug, los magos negros regresan a la aldea. Madain Sari: El pueblo de los invocadores. Hace años fue arrasado por el Invencible.
La existencia del Árbol Iifa, el fenómeno de la niebla, la destrucción de la aldea de los invocadores e incluso el verdadero propósito de la existencia de Kuja y Yitán, fueron parte del proceso.
En su templo, Yuna consigue a su quinto eón, Bahamut. Llanura de la Calma: Vasta llanura donde se han producido muchas batallas de invocadores con Sihn.
Bevelle ganó esta batalla y siguió avanzando hacia el monte Gagazet para acabar definitivamente con la ciudad de Zanarkand, donde ya sólo quedaban civiles y algunos invocadores.
Ante la terrible masacre que estaba experimentando su pueblo, reunió a todos los invocadores de Zanarkand y los convirtió en oradores para crear la mayor invocación jamás vista: Sinh.
Ésta sería entregada a aquellos invocadores que llegaran hasta las ruinas de Zanarkand demostrando su gran valor, a cambio de la vida de su guardián, que se convertiría en orador.
Murió en esa batalla junto a Sinh y su marido y guardián Zaon.Su espíritu habita durante el juego en el templo de Zanarkand. Allí espera a los invocadores que, como ella, quieran derrotar a Sinh, una y otra vez.