invencible

(redireccionado de invencibles)
También se encuentra en: Sinónimos.

invencible

1. adj. Que es difícil o imposible de vencer o de derrotar las crónicas del reino le presentaban como un ejército invencible. inexpugnable
2. Que no se puede superar logró resolver bien los obstáculos que en un principio le parecieron invencibles. insuperable

invencible

 
adj. Que no puede ser vencido.

invencible

(imben'θiβle)
abreviación
que no puede ser derrotado o agotado un amor invencible
Sinónimos

invencible

adjetivo
1 invicto, imbatido.
Llamamos invencible al que no ha sido ni puede ser vencido. Invicto es el que no ha sido nunca vencido, el que siempre ha salido victorioso. Napoleón, invicto hasta Waterloo, no era invencible, como se demostró en esta batalla.
2 insalvable, insuperable, infranqueable.
Tratándose de un obstáculo.
Traducciones

invencible

nepřekonatelný

invencible

uovervindelig

invencible

unschlagbar

invencible

lyömätön

invencible

imbattable

invencible

nepobjediv

invencible

太刀打ちできない

invencible

무적의

invencible

onovertrefbaar

invencible

uslåelig

invencible

oslagbar

invencible

หาใครเทียบไม่ได้

invencible

yenilmez

invencible

không thể vượt qua

invencible

无敌的, 无敌

invencible

無敵

invencible

ADJ [enemigo, rival] → invincible, unbeatable; [obstáculo] → insurmountable, insuperable
La (Armada) Invenciblethe (Spanish Armada) (1588)
Ejemplos ?
Su símbolo es el mirto, que el aquilón no troncha; su carro de batalla la nacarada concha; sus invencibles armas las flechas del Amor.
Si las ciencias han mejorado las costumbres, si ellas han enseñado a los hombres a verter su sangre por la patria, si ellas avivan el valor, los pueblos de la China deberían ser sabios, libres e invencibles.
Una larguísima experiencia ha tenido la humanidad, y parece desdeñar la doble lección: la violencia no sirve para solucionar problemas, y sí para agigantarlos y agravarlos; por agudos que sean siempre pueden hallar solución en la paz, con las armas invencibles del derecho.
Miguel había querido mucho a una mujer; obstáculos invencibles le habían separado de ella, después de aventuras románticas, bonitas...
Pero, en esta erudición y todo, Capdevila se anticipa a la réplica de los católicos y supone que le dicen: «Esa concepción que te sorprende y niegas porque se opone a las leyes de la naturaleza que tú has estudiado como médico, en el cuerpo humano es posible y verdadera, como obra que fue del único Dios que puede cambiar cuando le plazca las leyes del Universo». Por lo visto, Súñer no es hombre que gusta de abusar de las armas invencibles que posee.
que siempre conviene no dejarles olvidar desta verdad, porque la mano que hoy tiene es tan grande que a no conservarles en el reconocimiento que he apuntado podría llegar a ser de inconvenientes invencibles; pero en todo cuanto no fuere aventurarlos o facilitarlos, conviene al servicio de V.
¡Viva el emperador!» Así en infernales voces los invencibles, que hollaron, sembrando exterminio y muerte, la Europa del Neva al Tajo, las silenciosas cañadas y los fecundos collados de Bailén, al sol naciente, con gozo infernal turbaron, de clarines y tambores, de armas, cañones y carros, relinchos y roncos gritos tormenta horrenda formando, mas sin saber que una tumba era el espacioso campo, por donde tan orgullosos osaban tender el paso.
Pero, deteniéndonos un poco en este asunto, ¿quién desconoce o ha olvidado que el Señor Jesús, en los sermones que tuvo al pueblo, sea en el monte junto al lago de Genesaret, sea en la sinagoga de Nazaret y en su ciudad de Cafarnaum, sacaba de la Sagrada Escritura la materia de su enseñanza y los argumentos para probarla? ¿Acaso no tomó de allí las armas invencibles para la lucha con los fariseos y saduceos?
Di que tiemblen, que somos invencibles, y que el León ibero, la su crespa melena erizada, ya rota la cadena, rugirá; y al rugido huyendo el insular precipitado por sus ingratas olas, el gran tridente soltará usurpado en las tendidas playas españolas.
La voz terrible en realidad de que en cada capital la Junta de Gobierno se suponga suprema sin subordinación a otra, atraería la anarquía, la desolación y la pérdida de todo; y nosotros que reunidos seremos invencibles, por la división daremos al enemigo común el placer de vernos desolados.
En Córdoba al contrario de lo que sucede en algunas naciones extranjeras donde los matrimonios que tienen muchos hijos encuentran toda clase de facilidades, los padres de prole numerosa tropiezan con obstáculos invencibles para hallar sitio donde poder albergarse, porque los propietarios de los inmuebles no los admiten.
El poderoso Felipe II no podía sostener sus tropas aguerridas é invencibles que militaban en Flandes: ellas insolentes con sus servicios, y ofendidas de sus miserias, sacudian toda subordinación, y no reconocían freno alguno: así se malograban mas veces las ocasiones de vencer, y otras el fruto de las victorias.