Ejemplos ?
El único ser capaz de tan elevado sacrificio, aspira invenciblemente a la felicidad; no puede desprenderse de tan imperiosa inclinación.
jamás ninguna mujer embarazada se ha determinado invenciblemente por la naturaleza a preparar con sus manos una primorosa cuna de mimbres para su hijo, como la que hace una curruca con su pico y con sus patas.
uando oigo decir que el amor es felicidad, siento tentaciones de responder inmediatamente: «Sí, con tal que no anden por medio los celos, porque los celos son una enfermedad ridícula y a la vez dolorosa, de esas en que se oculta el dolor por no provocar la risa y en que falta el consuelo de la queja.» Y, en efecto, habiendo sido toda mi vida invenciblemente celoso cuando he amado, declaro que las únicas temporadas en que no he sufrido grandes amarguras han sido aquellas en que no amé.
Por tanto, en medio de este estado de barbarie y de brutalidad por completo animal, las partículas divinas, las almas humanas, conservan como un vago recuerdo de su divinidad primitiva, son invenciblemente arrastradas hacia su Todo; se buscan, lo buscan.
Únicamente transfigurándose en mito podrá entonces la obra y su poeta participar del advenimiento del Verbo, de ese Verbo "que se agrandaba y se volvía cada vez más fuerte, tan invenciblemente fuerte que nada podía subsistir en su presencia… todo estaba abolido y contenido y guardado en él".
Jansenio afirma además que para salir de esa situación después del pecado no basta la gracia suficiente sino que es necesaria la gracia eficaz, es decir, el auxilio sin el cual el hombre no puede no pecar: con la gracia eficaz el hombre se dirige invenciblemente hacia el bien.
La fe eficaz es absoluta: cambia la delectatio terrestris por una delectatio coelestis: se goza en el bien. La gracia provoca un gusto tan grande por las cosas de Dios que el hombre invenciblemente las hace.