intruso

(redireccionado de intrusos)
También se encuentra en: Sinónimos.

intruso, a

(Del lat. intrusus, introducido.)
1. adj./ s. Que se ha introducido sin derecho en un lugar prohibido, conversación ajena, u otra cosa alcancé a ver cómo unos intrusos saltaban la valla de mi propiedad. extraño
2. Que ocupa un cargo o una profesión que no le corresponde.
3. Que alterna con personas de condición superior.

intruso, -sa

 
adj. Que se ha introducido sin derecho.
adj.-s. Díc. de la persona que detenta alguna cosa alcanzada por intrusión.

intruso, -sa

(in'tɾuso, -sa)
abreviación
persona que se introduce en un lugar o ejerce un cargo sin autorización Resultó ser que quien se decía ser el dueño de la casa estaba intruso.

intruso, -sa


sustantivo masculino-femenino
persona que se introduce en un lugar o ejerce un cargo sin autorización Los intrusos fueron expulsados del salón de reuniones.
Sinónimos

intruso

, intrusa
adjetivo y sustantivo
extraño, entrometido, forastero, advenedizo.
Intruso es aquel que, sin derecho a ello, ocupa un cargo o está en un lugar que no le corresponde. De ahí se deriva la sinonimia con voces que ponen el acento en la situación de ser ajeno que presenta una cosa o una persona.
Traducciones

intruso

vetřelec

intruso

ubuden gæst

intruso

tunkeilija

intruso

intrus

intruso

uljez

intruso

侵入者

intruso

침입자

intruso

indringer

intruso

inntrenger

intruso

intruz

intruso

intruso

intruso

inkräktare

intruso

ผู้บุกรุก

intruso

người xâm nhập

intruso

入侵者

intruso

入侵者

intruso

הפורץ

intruso

/a
A. ADJintrusive
B. SM/F (gen) → intruder; (= extraño) → outsider; (en fiesta) → gatecrasher (Jur) → trespasser (Mil, Pol) → infiltrator
intruso/a informático/ahacker
Ejemplos ?
Vigilaba la manada con más atención que nunca, para alejar de ella los intrusos y de los recién nacidos los peligros que siempre los rodean.
Y entonces tú también encontrarás intrusos en tu camino que te hablarán de tías que no tienes y tratarán de hacer creer que son hermanos de leche contigo.
Gracias a los manejos míos y a los del candidato nuestro, que en esto de elecciones se mete por el ojo de una llave, tumbamos a los dos intrusos y volvimos a meter en lista a tres de los cuatro excluidos.
Don Salvador volvió a manejar las cosas como antes lo había hecho, y en muy pocos días se empezó todo a componer; cada cual hizo lo que tenía que hacer y lo hizo como debía; los animales, bien atendidos, no tardaron en reponerse y en dar todo el producto que de ellos esperaba el amo; los alambrados, bien compuestos, no dejaron ya pasar intrusos y no hubo más quemazones intempestivas; cada majada con su pastor, cada pastor con su majada, y volvieron a lograrse las pariciones; las vacas, repartidas en los potreros juiciosamente aprovechados, engordaron a ojos vistas, y el resultado de todo esto fue que, al año, había recuperado don Salvador todo lo perdido.
El comprador mira al perito como si quisiera leer en su fisonomía la opinión que va formando; el vendedor atusa el pelo a los novillos, y los intrusos los ponderan cuanto les es permitido, con objeto, evidentemente, de contribuir a que se cierre el trato y no se pierda la robla.
Los intrusos gobiernos que se abrogaron la representación nacional aprovecharon pérfidamente las disposiciones que la buena fe, la distancia, la opresión y la ignorancia daban a los americanos contra la nueva dinastía que se introdujo en España por la fuerza; y contra sus mismos principios, sostuvieron entre nosotros la ilusión a favor de Fernando, para devorarnos y vejarnos impunemente cuando más nos prometía la libertad, la igualdad y la fraternidad, en discursos pomposos y frases estudiadas, para encubrir el lazo de una representación amañada, inútil y degradante.
Después de lo cual se mandó traer a la vista los libros de actas en que se hallavan sentadas y escritas las de incorporación, reconocimientos, aclamaciones y juramentos arrancados por la fuerza de los intrusos poderes de Portugal y Brasil que empiesan desde el día veinte y siete de Junio de mil ochocientos veinte y uno, hasta el día diez y ocho de Marzo de este año, las mismas que en el acto quedaron borradas y textadas desde la primera línea hasta la última, según consta de la solemne acta celebrada en este día por dicha corporación y en la que también se encuentra la subsiguiente inscripción: VIVA LA PATRIA Y LIBERTAD RECUPERADA POR EL HÉROE DON JUAN ANTONIO LABALLEJA, GOBERNADOR Y CAPITÁN GENERAL DE LA PROVINCIA ORIENTAL.
Justificaré esta aprensión : ¿Qué nombre, qué castigo darían los liberales de hoy al desdichado que en la Puerta del Sol enarbolase la bandera abatida en Alcolea y la defendiera a cintarazos al grito de «¡Viva Isabel II! ¡Abajo los intrusos!»?
Ogenio palpa con torpe mano las monedas que le quedan en el bolsillo, y contando por los dedos de la otra, sostiene y jura que ha dado dinero de más a Perales.-Los cuatro intrusos dan la razón a todo el mundo, pero trocando los asuntos.
Enormes peces se criaban allí porque nadie le podía pescar, merced a la guardia que ejercía un lagarto o porque la misma laguna se podría devorar a los intrusos.
Y como presentaran repetidas quejas vecinos expectables, el ministro de Gobierno resolvió tomar contra los intrusos que así se habían apoderado de estas tierras fiscales, tan previsoramente reservadas para ejido del futuro pueblo, medidas eficaces.
Hubiera podido, por cierto, consagrar los derechos de los ocupantes, repartir entre ellos, en equitativo prorrateo, las cuatro leguas que habían poblado, moralizando de golpe, con radicarlas en el suelo, treinta familias de vagos; pero no le pareció esto bastante radical: prefirió decretar la venta del campo y el desalojo por la fuerza, haciendo que, a las buenas o a las malas, tuvieran que volver a desparramarse a todos vientos, estos intrusos perjudiciales, con sus familias numerosas y sus pequeños rebaños; y, entre ellos, Sebastián Aguirre, fiel a su destino de gaucho nómada, se fue a meter en una lonja angosta, sobrante de un campo vecino, donde con la resignación de siempre, esperaría que lo echaran otra vez.