intradós

(redireccionado de intradoses)

intradós

(Del lat. intra, dentro de + dorsum, espalda.)
1. s. m. ARQUITECTURA Superficie interior o cóncava de un arco o de una bóveda el intradós está decorado con pinturas románicas.
2. ARQUITECTURA Cara de una dovela que corresponde a esta superficie.
NOTA: En plural: intradoses

intradós

 
m. arq. Superficie interior y cóncava de un arco o bóveda.
Cara de una dovela que corresponde a esta superficie.
Traducciones
Ejemplos ?
Los intradoses de los arcos están decorados con pinturas al fresco imitando dovelas de mármol, decoración que también existía en los balcones del primer piso de la fachada del patio.
En el parteluz que separa las dos puertas enmarcadas por sendos arcos escarzanos con intradoses trilobulados se sitúa Santa María en majestad, también policromada, que pisa al dragón infernal y sostiene al Niño Jesús, hoy descabezado.
En el siglo XX, entre 1924 y 1931, se enriqueció su traza con importantes adiciones escultóricas. A entonces corresponden la crestería, los pináculos, las gárgolas y la tracería de los intradoses de los arcos.
Las crujías se abren a anchos ventanales apuntados con trasdoses coronados por festones conopiales decorados con cardinas e intradoses consistentes en tríos de maineles y tímpanos calados, que separan pilastras con decoración vegetal; sobre las cornisas, cresterías, gárgolas, pináculos y remates de cogollos.
También posee un claustro de planta cuadrangular con galería porticada, de fábrica de sillar y estilo renacentista con dos plantas de arquerías sobre columnas, que actualmente es parte de los juzgados de la ciudad. Presenta decoración con yeserías de tradición mudéjar en los intradoses de los arcos.
Los intradoses de los arcos de medio punto, cuellos de bóvedas y cúpulas fueron decorados en 1871 por el escultor Manuel Miguel Gálvez con guirnaldas y putti.
Decoran el interior relieves escultóricos en el derrame de los intradoses de los ventanales, florones tallados y policromados en las claves de la intersección de las bóvedas, frisos escultóricos de grutescos, tondos y otros motivos romanos y una banda epigráfica de caligrafía gótica escrita ya en castellano, aunque con presencia de abundantes aragonesismos en sus grafías.
Los vestigios de decoración a base de pinturas murales que tuvo aparecen en distintos lugares del exterior y del interior, bajo el coro, en intradoses de arcos y en el presbiterio, en los que figura la cifra «686» que fecha esa ornamentación.
En la parte posterior del templo, los ábsides se configuran con contrafuertes, cornisas bota aguas y ventanales apuntados con intradoses trilobulados y amainelados.
Sus dos cuerpos superiores, estructurados a semejanza del cuerpo central de la Fachada de Santa María, están ocupados por un rosetón y sobre él un conjunto de galería abierta con tres arcos con intradoses calados con triple cuatrifolio y apoyados en maineles frente a los que asoma una estatuaria interpretada como la Divina Liturgia, donde Cristo administra la Eucaristía flanqueado por doce ángeles ceriferarios y turiferarios.