Ejemplos ?
Una cosa en la práctica es fiemo, es horror, ese feísimo extremo; pero exacta en la intensa pintura, resplandece magnífica y pura, si allí el vate no insufla malicia, sino un grito a la eterna justicia!
Saca algo blanco, flácido, desmadejado. Enloquecido, fuera de sí, lo sacude, lo zarandea, le insufla su aliento, su vida... ¡Todo en vano!...
53 Mostróse Samos e las Baleares, Corçega, Bosis e las Vulcaneas, las Gorgonas, islas de las Meduseas, e otras partidas que son por las mares; vimos a Trinacria con sus tres altares, Peloro, Pachino e más el Etneo, donde los fuegos insufla Tifeo, formando gemidos e bozes dispares.
Eres gracia y piedad y no ironía. El dios propicio, que sucumbe al malo, Te insufla, porque brega todavía! ¡Espantoso el temblor, que de improviso cambia el curso a las linfas, y despeña la roca y el alud, y agrieta el piso, y torna el pobre hogar montón de leña!
(Transmitido por Bujari y Muslim) Narró Abu Abdur-Rahman, Abdullah Ibn Mas'ud : Nos ha relatado el Mensajero de Alá, quien es verídico y digno de confianza: “Ciertamente que la creación de cada uno de vosotros, se reúne en el vientre de su madre: Durante cuarenta días en forma de embrión, luego lo hace en forma de coágulo por un período semejante, después como un trozo de carne por un período igual, luego le es enviado un ángel que insufla el espíritu en él...
En la película "The Golden Voyage of Sinbad" (1973), Ray Harryhausen insufla vida a la diosa, que se enfrenta en un terrible duelo a espadas con el héroe protagonista.
La duración de la aurora y del crepúsculo es de unas 2 horas, bastante mayor al de la Tierra, debido al polvo que hay a gran altura de la atmósfera marciana causan que la luz solar se disperse. Pero tampoco esto nos es raro, cuando en la Tierra un volcán insufla polvo a la atmósfera.
En Japón, el arte (gei), tiene un sentido más trascendente, más inmaterial que el concepto de arte aplicado en Occidente: es cualquier manifestación del espíritu –entendido como energía vital, como esencia que insufla vida a nuestro cuerpo–, haciendo que éste se desarrolle y evolucione, consiguiendo una unidad entre cuerpo, mente y espíritu.
Los antecedentes del humor manchego hay que buscarlos en la Edad Media con dos arciprestes Juan Ruiz, arcipreste de Hita (Libro de buen amor), y Alfonso Martínez de Toledo, arcipreste de Talavera (El corbacho), insufla a Fernando de Rojas en La Celestina y prosigue en el Siglo de Oro con los dos Lazarillo s (el anónimo y el irreverentísimo del toledano protestante Juan de Luna), alcanza su cenit con la obra maestra de Miguel de Cervantes, el Quijote, se extiende al teatro con los entremeses de Luis Quiñones de Benavente y las comedias de Francisco de Rojas Zorrilla y Manuel de León Marchante, prosigue en el siglo XVIII con "el capitán coplero" Eugenio Gerardo Lobo y se vuelve satírico y político en el XIX con la obra de Fernando Camborda y Félix Mejía.
En la cuarta estrofa la canción insufla coraje a los hombres de Taboada ("llevando en sus notas bríos al alma"), quienes gracias a ello revierten la suerte de las armas.
Debe descartarse un embarazo previo al procedimiento. Se insufla el abdomen con gas (CO 2) a través de una aguja insertada bajo el ombligo.
Pero a este estilo nórdico le insufla un espíritu italiano al ponerse como ejemplo de hombre independiente, dueño de sus pensamientos, ejemplo de espíritu humanista.