infeliz


También se encuentra en: Sinónimos.

infeliz

(Del lat. infelix.)
1. adj./ s. m. y f. Que no siente felicidad es muy infeliz porque está lejos de los suyos. desdichado, desgraciado
2. Que causa infelicidad, adversidades o desgracias todo empezó el infeliz día en que se me ocurrió comprar aquella ruina de casa. aciago
3. Que se comporta con demasiada ingenuidad y sin malicia el muy infeliz va y te lo cuenta. inocente
4. Se refiere a la persona de poco carácter o poca ambición es un infeliz, siempre será un don nadie. apocado
NOTA: En plural: infelices

infeliz

 
adj.-com. Desgraciado.
fam.Bondadoso, apocado.

infeliz

(infe'liθ)
abreviación
1. afortunado que no es feliz un hombre infeliz
2. que implica o denota infelicidad una vida infeliz
3. persona que inocente, bondadosa y apocada Pobre infeliz, lo engañan en sus narices.
Sinónimos
Traducciones

infeliz

malheureux

infeliz

nešťastný

infeliz

ulykkelig

infeliz

onneton

infeliz

nesretan

infeliz

不幸な

infeliz

슬픈

infeliz

ongelukkig

infeliz

ulykkelig

infeliz

infeliz

infeliz

olycklig

infeliz

เศร้า

infeliz

mutsuz

infeliz

buồn rầu

infeliz

אומלל

infeliz

A. ADJ
1. (= desgraciado) [persona] → unhappy; [vida] → unhappy, wretched; [tentativa] → unsuccessful
2. (= bonachón) → kindhearted, good-natured (pey) → gullible
B. SMF
1. (= desgraciado) → poor unfortunate, poor wretch
vi cómo golpeaban a un infelizI saw them hitting some poor unfortunate o wretch
2. (= bonachón) → kindhearted person, good-natured person (pey) → gullible fool

infeliz

a. unhappy.

infeliz

adj unhappy
Ejemplos ?
—Al monte; quiero recorrerlo un poco —repuso Benincasa, que acababa de colgarse el winchester al hombro. —¡Pero infeliz! No vas a poder dar un paso.
Si te avienes a pagar su deuda no le haremos nada, te lo prometemos. Embolsaron el dinero que les dio Juan, y, riéndose a carcajadas de aquel magnánimo infeliz, siguieron su camino.
El que estando colocado en el mando, prefiere su bien particular al bien general; el que no muestra religión, ni honestidad en sus costumbres, ni verdad en sus dichos, ni magnanimidad en sus acciones, ni observa las leyes, ni administra justicia; en fin, el que por su mal proceder arruina y hace infeliz la república.
Súbitamente sus rostros se han vuelto como los de los animales”, así dijeron. “Si sois vosotros quienes habéis hecho eso a vuestros hermanos mayores, me habéis hecho infeliz, me habéis hecho desdichada.
La una es el haberse tolerado de no poco tiempo a esta parte tantas infracciones de, por la culpable connivencia de algunos que, arrogándose la autoridad suprema que reside únicamente en las Cortes Generales, o en la General Junta de Brazos, o en el Parlamento General, han tolerado y consentido se debilite y decaiga todo el vigor y fuerza de nuestras leyes, contentándose con vanas protestas que nos han traído al infeliz caso en que nos hallamos.
¿Es por ventura infeliz Mucio, porque con su diestra oprime el fuego de sus enemigos, castigando en sí las penas del error, y porque con la mano abrasada hace huir al rey, a quien con ella armada no pudo?
(exclamaron todos los pintores.) ¡Haced que lo conozcamos! - ¿Para qué? ¡El infeliz ha renunciado a todo lo de la tierra! ¡Nada tiene que ver con los hombres!...
¡Mi madre de mi alma! ¡Déjeme usted ver a mi madre!... -gimió la infeliz, pugnando por entrar. -¡Angustias! ¡En nombre de Dios, no entre ahora!
¡Cree la muy orgullosa que está en su casa, y todo su afán es que acabe de ponerme bueno y me marche, para que mi compañía no la desdore en la opinión de las gentes! ¡Infeliz!
repitieron en coro los espectadores y atándolo codo con codo, entre moquetes y tirones, entre vociferaciones e injurias, arrastraron al infeliz joven al banco del tormento como los sayones al Cristo.
Oyó muchas cosas. Ver no puede, la infeliz, pero lo que es palpar y oír, en esto se pinta sola. Resulta que en el cerro esperan forasteros, forasteros distinguidos, pero, quiénes son éstos, la lombriz se negó a decírmelo, acaso ella misma no lo sabe.
Si yo la pudiera referir con el suave encanto y la tierna sencillez que tenía en su boca, os conmovería como a mí me conmovió, la historia de la infeliz Sara.