inevitable


También se encuentra en: Sinónimos.

inevitable

adj. Que no puede ser evitado su presencia en el acto es inevitable. forzoso, ineludible, indefectible

inevitable

 
adj. Que no se puede evitar.

inevitable

(ineβi'taβle)
abreviación
que no puede impedirse que suceda un obstáculo inevitable
Traducciones

inevitable

nevyhnutelný

inevitable

uundgåelig

inevitable

unvermeidlich

inevitable

väistämätön

inevitable

inévitable

inevitable

neizbježan

inevitable

避けられない

inevitable

불가피한, 필연적인

inevitable

onvermijdelijk

inevitable

uunngåelig

inevitable

nieunikniony

inevitable

inevitável

inevitable

oundviklig

inevitable

ไม่สามารถหลีกเลี่ยงได้, ที่หลีกเลี่ยงไม่ได้

inevitable

kaçınılmaz

inevitable

không thể tránh được

inevitable

不可避免的, 不可避免

inevitable

不可避免

inevitable

בלתי נמנע

inevitable

ADJinevitable

inevitable

a. inevitable, unavoidable.

inevitable

adj unavoidable
Ejemplos ?
Lo que no debía pasar... pero era ya casi inevitable... Cuando llegué a la residencia de Renata, Alfredo platicaba con ella y mi amiga lo escuchaba atenta.
que la cultura, Naturaleza humana, es rechazada por los retrógradas como medio de perfeccionamiento y que la sociedad no acepta cambiar con lo que ineludiblemente va cambiando. Dialéctica inevitable del universo natural.
Esto es lo que hace nuestro Bassus, el cual ve venir su fin con coraje y serenidad, que por esperar la de otro tendrías por excesiva indiferencia. Gran cosa es esta, Lucilio, y que exige un largo aprendizaje, irse con el alma serena al llegar aquella hora inevitable.
La Naturaleza ha utilizado de nuevo la incompatibilidad de los hombres, y de las grandes sociedades y cuerpos estatales que forman estas criaturas, como un medio para encontrar en su inevitable antagonismo un estado de tranquilidad y seguridad...
Con confianza en nuestras fuerzas armadas - con la interminable determinación de nuestra gente - ganaremos el inevitable triunfo - que Dios nos ayude.
Porque si de las cosas muertas no nacen las vivientes y si éstas muriesen a su vez, ¿no sería absolutamente inevitable que todas las cosas fueran finalmente absorbidas por la muerte?
Su presencia la percibo aún, su figura, sus delicados pasos, su voz... - ¡Oh, qué pena! Debe resignarse. Es inevitable. Siempre ha de existir un final. Nadie escapa a esta ley.
Los soldados, mantenidos con las contribuciones de los pueblos, no eran soldados de la patria, sino soldados del rey; no eran ciudadanos ni defensores de la libertad pública, sino sus opresores. Estaba considerada la opresión como el estado natural del hombre, o a lo menos como una calamidad inevitable.
Pero tú no eres como ellos; desde que entraste en la prisión te he encontrado el más firme, el más bondadoso y el mejor de cuantos aquí han estado presos, y estoy seguro de que de este momento no me guardas ningún rencor; únicamente lo sentirás contra los que son causa de tu desgracia, y los conoces muy bien. Ya sabes, Sócrates, lo que he venido a anunciarte; adiós y procura soportar con ánimo viril lo que es inevitable.
¿Quién hay de tan soberbia y desenfrenada arrogancia que en esta inevitable necesidad de la naturaleza (que produjo todas las cosas a un mismo fin) pretenda que él y los suyos hayan de ser exentos, queriendo libertar alguna casa de la ruina que amenaza a todo el orbe?
La lectura lingüística es una habilidad básica de gran valor personal y social, pero en nuestros tiempos, sin dejar de lado por supuesto, los libros, a pesar de las redes informacionales, se requiere llevar al estudiante y al estudioso hacia otra habilidad básica, muy descuidada en la galaxia de Gutemberg, pero que la madura de Marconi y la creciente de la cibernética, como lo hemos afirmado, nos hace poner en guardia para su realización: la lectura semiótica, técnicas de captación de otros sistemas sígnicos desde la función metalingüística inevitable.
Acabaron por familiarizarse con aquel bicho ruin como con la idea de la muerte, considerádolo una calamidad inevitable, y el valenciano que salía a trabajar sus campos, apenas escuchaba ruido cerca de la senda y veía ondear la maleza, murmuraba con desaliento y resignación: -Me tocó la mala.