Ejemplos ?
Así, me esforzaré en usar éste derecho con parsimonia; tal vez me contentaré con el permiso, ¿De qué servirá tu indulgencia, no pudiendo expresar de ninguna manera esta idea en latín, por la cual he hecho críticas a nuestra lengua?
Lector, si tengo la dicha de que ha tiempo me conozcas, si de mis cantares gustas, y con mis relatos gozas; si eres de los que mis libros con dulce indulgencia tomas, cual pasatiempo inocente de desocupadas horas, ven a la pobre buhardilla donde en la miseria moran dos españoles que a Francia trajo el Dios de las discordias.
Sólo un Estado vigoroso política y jurídicamente, cuando estima que la tranquilidad y la concordia sociales requieren excepcional indulgencia para con sus impugnadores, puede proponer amnistía para quienes lo combatieron, y con sus actos transgredieron el orden jurídico y causaron daños patrimoniales y físicos a instituciones y personas.
Pero era tan simpático, tan amigo de divertirse, tan perdidillo, que se ganó las voluntades sin tardanza, y toda la odiosidad concentrada en sus tías fue cariño e indulgencia para él.
No tanto para que se tenga una prueba más de la verosimilitud de mi cuadro, como para que se conozca el saber de la citada producción, cuyo autor tuvo el mal gusto o la abnegación de morirse sin descubrir su nombre 9, voy a transcribir algunas de las escenas, contando con la indulgencia del benévolo lector: ::« .
Ahora, pues, previa tu indulgencia por estas digresiones, y suponiéndote orientado en el terreno de nuestros personajes, voy a tratar del verdadero asunto de mi cuadro.
Harto satisfecho me juzgaré si me perdona la frescura con que he sacado a relucir, de golpe y porrazo, el que él sacudió en la calle de la Blanca sobre su cacofónico adversario, que ya no existe, razón por la cual no solicito también su indulgencia.
Nosotros, para tales casos, si en ellos nos encontrásemos, reclamaríamos siempre toda indulgencia, y no concluiremos este artículo sin recordar a las hermosas que cada una de ellas no tiene más que un álbum que dar a llenar, y que cada poeta suele tener a la vez varios a que contribuir.
Desde su altura, sí, lo encontraba explicable, lógico, y con gesto grandioso empezaba ya a murmurar las palabras del perdón, las que proyectan al exterior nuestra indulgencia con el error y la maldad continuos de nuestros semejantes.
ibertar a la Nueva Granada de la suerte de Venezuela, y redimir a ésta de la que padece, son los objetos que me he propuesto en esta Memoria. Dignaos, oh mis conciudadanos, de aceptarla con indulgencia en obsequio de miras tan laudables.
Es, pues, visible que en los Estados donde se considera vergonzoso conceder sus favores a quien nos ama, procede esa severidad de la iniquidad de los que la han establecido, de la tiranía de los gobernantes y de la cobardía de los gobernados, pero en los países donde simplemente se dice que está bien conceder sus favores a quien nos ama, esta indulgencia es una prueba de grosería.
El Rey sonrió levemente, con una sonrisa de triste indulgencia, que yo nunca había visto en sus labios: —Ya están celosos de que hable contigo, Bradomín.