indigesto

(redireccionado de indigestos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con indigestos: indigestion, ininteligible

indigesto, a

1. adj. Que es difícil de digerir ha preparado una comida muy indigesta.
2. Que no se ha digerido.
3. Que es antipático o intratable. hosco
4. Que es confuso y desordenado. embrollado
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

indigesto, -ta

 
adj. Que no se digiere o se digiere con dificultad.
Que está sin digerir.
Confuso y desordenado.
fig.Difícil en el trato.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos
Traducciones

indigesto

indigestible

indigesto

indigesto

indigesto

indigesto

indigesto

ADJ
1. [alimento] → indigestible, hard to digest; [artículo, libro] → indigestible, difficult to get through
2. (= confuso) → muddled, badly thought-out
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Cayé, entre risa y risa, meditaba siempre su fuga; harto ya de revirados y yoporás, que el pregusto de la huida tornaba más indigestos, deteníase aún por falta de revólver, y ciertamente, ante el winchester del capataz.
Ha dejado la morada nauseabunda donde encueva sus tristezas y sus sarnas, donde roe los mendrugos indigestos, de dureza despiadada, cuando torna de la vida vagabunda con el hijo y los mendrugos a la espalda, y ahora viene, y ahora viene de sus sierras a pedirnos a las gentes sin entrañas el mendrugo que arrojamos a la calle si a la puerta no lo pide la jurdana.
II - A SIMPLICIO Ya te llegó, ridículo Simplicio, la vez en que mi Musa furibunda en ti ejecute su sangriento oficio, y que una fiera soberana tunda descargue al fin en tus enormes lomos, y de vergüenza y rabia te confunda: de tus pesados indigestos tomos, que no hay cuenta y paciencia que los sumen, víctimas tristes los peruanos somos.
Se originó de aquí una especie de guerra intestina entre los estómagos y las conciencias, atizada por el inexorable apetito y las no menos inexorables vociferaciones de los ministros de la Iglesia, quienes, como es su deber, no transigen con vicio alguno que tienda a relajar las costumbres católicas: a lo que se agregaba el estado de flatulencia intestinal de los habitantes, producido por el pescado y los porotos y otros alimentos algo indigestos.