indiferentismo

Búsquedas relacionadas con indiferentismo: agnosticismo

indiferentismo

s. m. Indiferencia, especialmente en asuntos de religión o de política.

indiferentismo

 
m. Estado de ánimo en el que se ven con indiferencia los sucesos.
Traducciones

indiferentismo

indifferentismo

indiferentismo

SM (Rel) → scepticism, indifferentism
Ejemplos ?
Si, por desgracia, en nuestra acerba y descreída era están tibios y aminorados los dos primeros, no lo está por suerte el último, que permanece en el siglo como una cruz en la cúspide de un edificio que van invadiendo, al menos al exterior, las frías aguas del indiferentismo.
Sin embargo, en el rostro del joven se dibujaba una ligera sonrisa. Pero el artista no buscaba la expresión de la complacencia o del indiferentismo, sino la de la angustia y el dolor.
Cuando el padre Incienso está a vueltas con aquello del «helado indiferentismo» y lo otro del «determinismo positivista, nefanda resurrección del fatalismo pagano», me entran a mí arrechuchos de gritarle: «¡Padre Incienso, por ahí, no!...
Convenimos con el padre Cappa en que, al principio, no fué grande el eco que encontrara en el Perú la causa revolucionaria; pero no aceptamos que el indiferentis- mo fuese porque previeron que la Independencia daría por fruto la anarquía más lastimosa como él sostiene. ¿Quién rea- lizó el milagro de convertir el indiferentismo en entusiasmo?
Antonio Quijarro el único estadista que hasta los últimos instantes de su vida laboriosa, puso todo el contingente de su talento, de su patriotismo y de su actividad, al servicio de la realización de la magna idea de abrir una rápida comunicación a Bolivia por el río Paraguay ó por el Pilcomayo; pero en vano, todas sus ideas e iniciativas escollaron ante el indiferentismo y miras retrógradas de los políticos.
En política tenemos hoy neutrales o indiferentes. En Capítulo de convento no había neutralidad ni indiferentismo posibles. Hasta las monjas confeccionaban pastillas y mixturas y mechas de sahumerio para obsequiar al vencedor, cuando éste resultaba ángel de su coro.
Así, Gregorio XVI, en la encíclica Mirari vos, del 15 de agosto de 1832, condenó con gran autoridad doctrinal los principios que ya entonces se iban divulgando, esto es, el indiferentismo religioso, la libertad absoluta de cultos y de conciencia, la libertad de imprenta y la legitimidad del derecho de rebelión.
Muy a menudo se utiliza con el sentido de todas las religiones son verdaderas, bien aplicando tal postura a los verdaderos creyentes (desde el ecumenismo o desde el panteísmo) o bien denigrándola como propia de herejes, ateos y librepensadores (desde un punto de vista rigorista o fundamentalista - fuera de la Iglesia no hay salvación -), especialmente el contexto de los debate sobre la tolerancia religiosa y el indiferentismo, que se inicia en el siglo XVI (politiques) y se profundiza en la Ilustración (juzgar las opiniones, castigar las intenciones).
También en el sentido de afear la falta de sinceridad o de convicciones, o de representar la tolerancia o el indiferentismo, especialmente en cuestiones religiosas.
Según los biógrafos de la Rita, expresan que en esta etapa tan difícil se comienzan a vislumbrar los primeros indicios de su vocación por el rescate de la juventud para la reinstauración de los valores morales y contra el indiferentismo religioso de su tiempo.
También se aceptó una concepción de ecumenismo y de diálogo interreligioso que los sedevacantistas consideran condenada por el Magisterio anterior; promoviendo así desde la jerarquía romana un indiferentismo religioso repudiado por Pío IX en su famoso Syllabus de 1864.
Tras la condena del galicanismo y del racionalismo, el Papa ataca contundentemente el liberalismo en todas sus manifestaciones aunque siempre como consecuencia del indiferentismo religioso.