inconsecuente

(redireccionado de inconsecuentes)
También se encuentra en: Sinónimos.

inconsecuente

1. adj. Se aplica a la conducta o enunciado que no se deduce, por lógica, de otro u otros una afirmación inconsecuente con sus convicciones; una conducta inconsecuente para sus amigos. ilógico, impensado
2. adj./ s. m. y f. Que no actúa conforme a sus principios o ideas no pienso votar a un partido político inconsecuente. incoherente, ligero
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

inconsecuente

 
adj.-s. Inconsiguiente.
Que procede con inconsecuencia.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

inconsecuente

(inkonse'kwente)
abreviación
1. coherente que no mantiene correspondencia lógica entre las ideas y el comportamiento No puedo acatar esa orden inconsecuente.
2. persona que actúa de manera contraria a sus propios principios o ideas un abogado inconsecuente
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

inconsecuente

Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

inconsecuente

inconseguente

inconsecuente

ADJinconsistent
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Perdonémonos las necedades recíprocamente, (...)” (P. 494) “(...) tenemos que tolerarnos mutuamente, porque somos débiles, inconsecuentes y sujetos a la mutabilidad y al error” (P.
Ella es considerablemente despistada y se distrae con mucha facilidad, olvidando a menudo el hilo de la conversación, y saliendo con lo que pareciera ser una cháchara sin sentido, y observaciones inconsecuentes.
Su estilo era surreal y observacional, blanco y retorcido al mismo tiempo, repleto de juegos de palabras y afirmaciones inconsecuentes (non-sequiturs).
Vosotros mismos sois tan inconsecuentes, que habéis hecho imprimir ad usum Delphini el Ateísmo de Lucrecio (como se os ha probado ya), y no ha resultado ni escándalo ni alboroto: así pues, dejemos a Espinosa vivir en paz en Holanda, como se dejó a Lucrecio tranquilo en Roma.