Ejemplos ?
En prosa: Catalina de Médicis, Capefigue, M., Círculo de Amigos de la Historia, 1978. Crimen y sexo. Pasiones inconfesables, violaciones, perversidad, Duffi, Clinton T. Hirshberg, Al, Sagitario, 1968.
Secretos inconfesables al descubierto, giros inesperados en la trama y un cruento desenlace para la boda de Félix y Almudena en el último capítulo de la temporada.
La cohesión unitaria de los miembros de una sociedad en contra de alguien se logra gracias a ciertos hechos de violencia inconfesables, perdidos, sumidos en el olvido, hechos que están presentes, aunque ocultos en los mitos.
El zurracapote es una bebida parecida a la sangría ya que está elaborada con vino tinto, limón, canela, algún tipo de licor, azúcar y, según cuenta la leyenda, condimentos inconfesables que muchos no querrían saber.
Coraje ve en la tragedia (o mejor dicho, en la sotana del Padre Juan) la manera de entrar a La Cruz y a todas sus casas: nadie es considerado más respetable, más inofensivo, más digno de confianza para escuchar cualesquier secretos, aún aquellos inconfesables, que el cura del pueblo.
El cantautor dio voz con sus canciones a los anhelos inconfesables de unos personajes que pasan la noche sin dormir: los «Tranuites».
Editor: Ediciones Destino, 2006. Referencia: las aficiones inconfesables de Ricardo Soriano. 44.- Título de la publicación: "Lettres familières de l'impératrice Eugénie".
Yo creo que ha llegado el momento de desconfiar del espejo (!). Y de pensar que a lo mejor, los fabricantes de espejos tienen intereses inconfesables que nosotros no conocemos.
Gian Franco en 1998 graba para Discos Fuentes de Colombia un álbum de poemas recitados: textos poéticos de su autoría, pensamientos inconfesables en voz alta, según sus propias palabras.
Sus dos hijas (Andrea Pietra y Graciela Tenenbaum) y sus yernos (Roberto Vallejos y Gonzalo Urtizberea) formarán parte de este terrible clan que, bajo la tutela de "la pastora", será el encargado de ejecutar las órdenes más atroces y execrables. Pero sus inconfesables pecados recibirán finalmente una justa condena.
El eslogan del DVD es "The Sizzling Secrets Edition" (Edición secretos inconfesables), y en la portada muestra a las protagonistas (sin incluir a la entonces "nueva" Katherine Mayfair) caminado en frente de fuego, el cuál simboliza los secretos ardientes.
Eric Cartman gasta una broma a Butters haciéndose pasar por un robot, el AWESOM-O 4000, con el que quiere aprovecharse de su inocencia para sacarle sus secretos inconfesables y avergonzarle en la escuela.