inca


También se encuentra en: Sinónimos.

inca

(Voz quechua.)
1. adj. HISTORIA Del pueblo amerindio que en la época prehispana creó un vasto imperio que se extendía desde el norte de Ecuador hasta el centro de Chile imperio inca. incaico
2. s. m. y f. HISTORIA Miembro de este pueblo los incas se organizaban en clanes.
3. s. m. HISTORIA Soberano de este pueblo amerindio.
4. Moneda de oro del Perú.

inca

 
m. Rey, príncipe o varón de estirpe regia entre los antiguos peruanos.
Moneda peruana de oro (veinte soles).
com. Habitante del Imperio de los incas.
adj.-com. De un antiguo pueblo amerindio, creador de un poderoso imperio en época precolombina.
m. pl. etnog. Pueblo amerindio creador de un gran imperio militar en la región andina. Es seguro que la cultura inca deriva de la de Tiahuanaco. Los soberanos más importantes fueron: Manco Capac; Huiracocha; Pachacutec Yupanqui y Huayna Capac. Los españoles aprovecharon un conflicto sucesorio para conquistar el Imperio inca. La sociedad incaica estaba organizada en clanes endogámicos, patriarcales y la familia era monógama. El régimen político era muy estricto, con una fuerte jerarquía y un efectivo sistema de funcionarios. El clan superior proveía los altos funcionarios y los sacerdotes. La clase inferior la formaban los vencidos, a los que se daba un trato cruel. Su religión era politeísta y estaba basada en los elementos astrales y agrícolas.

Inca

 
Mun. de la prov. española de Baleares, en la isla de Mallorca, cab. de p. j.; 21 974 h.
Sinónimos

inca

sustantivo masculino
Traducciones

inca

Inka

inca

Inca

inca

inca

inca

Инка

inca

印加

inca

印加

inca

Inca

inca

INCA

inca

Inca

inca

インカ

inca

SMFInca
Ejemplos ?
Desde este punto irá en línea recta a la cumbre que aparece en el centro en el grupo de cerros del Inca o Barrancane (18), y tomando nuevamente la divisoria de las aguas seguirá hacia el Norte por el cordón del cerro de Ascotán o del Jardín (19); desde la cumbre de este cerro irá en línea recta a la cumbre del cerro Araral (20), y por otra recta, a la cumbre del volcán Ollagüe (21).
Su hermano, Hernando de Toro, fué, justo después de la muerte del Inca, asesinado por los indios de Tumbes, y es fama que con su cadáver celebraron un festín de antropófagos.
en 18 274 RICARDO PALMA SU carácter de embajador, mandado por don Francisco al cam- pamento de Inca, y logró de éste que aceptase la invitación de pasar á Cajamarca.
El discípulo llegó á aventajar al maestro. Cuando regresó de una exploración, á que lo había enviado PizarrOj se encontró con que el Inca acababa de ser decapitado.
Gran enojo manifestó Soto por el crimen de sus compañe- ros, y disgustándose cada día más con la conducta de los Pi- zarro, se regresó á España en 1536, llevándose diecisiete mil setecientas onzas de oro que le correspondieron en el rescate del Inca.
Del rescate del inca le tocaron á Pedro de Candía cuatrocientos siete marcos de plata y nueve mil novecientas onzas de oro. Ya que incidentalmente hemos hablado del rescate de Atahualpa, es oportuno consignar que lo repartido entre los ciento setenta audaces aventureros que apresaron al Inca, subió a treinta y cinco mil cuatrocientos ochenta y seis marcos de plata y novecientas cincuenta y un mil novecientas treinta y dos onzas de oro.
Por otra parte, la crueldad y persecución inexorable que ejercitó Atahualpa contra los Cañaris, castigando su traición al haber servido a los Incas para la conquista de los Puruháes y a Benalcázar, para la de Quito, obligó a un doloroso éxodo a grandes masas de Cañaris a diseminarse por todas los lugares de la Hoya de Zaruma y otros, en busca de refugio y protección a sus vidas, irrupcionando las cordilleras de Dumarí, Chilla y las Nororientales de la Hoya, al mismo tiempo que lo hacían par las costas de Machala, huyendo de la venganza del Inca...
La tradición popular asegura que el Inca no habría sido condenado a muerte si hubiera permanecido ignorante en el ajedrez. Dice el pueblo que Atahualpa pago con su vida el mate que por su consejo de veinticuatro jueces, consejo convocado por Pizarro, se impuso a Atahualpa la pena de muerte por trece cotos contra once.
II Manco Inca A Jesus Elías y Salas Despues del injustificable sacrificio de Atahualpa, se encamino Don Francisco Pizarro al Cuzco, en 1534, y para propiciarse el afecto de los cuzqueños, declaro no venir a quitar a sus caciques sus señorios y propiedades, ni a deconocer sus preeminencias, y que castigado ya e Cajamarca, con la muerte, el usurpador asesino del legitimo inca Huascar, se proponía entregar la insignia imperial al Inca Manco, mancebo de dieciocho años ,legitimo heredero de su hermano Huascar.
Proles múltiples, muchedumbres, tupidas colmenas de hombres, transformadoras de costumbres, con nuevos valores y nombres en vosotras está la suma de fuerza en que América finca; fuisteis presentida del inca; os adivinó Moctezuma.
Así, a fuerza de sagacidad y moderación, pudo el de Villagarcía impedir que tomasen incremento las turbulencias de Oruro y mantener a raya al cuzqueño Juan Santos, que se había proclamado inca.
Apu Inca, al frente de algunas tribus rebeldes y ensoberbecidas por pequeños triunfos alcanzados sobre las fuerzas españolas, amenazaba desde Huarochirí un repentino ataque sobre la capital.