impío

(redireccionado de impías)
También se encuentra en: Sinónimos.

impío, a

(Del lat. impius.)
1. adj./ s. Que no tiene piedad les aplicó un castigo impío para enmendar su irreverencia. indevoto piadoso
2. Que no tiene fe religiosa los impíos eran castigados por el tribunal de la Inquisición. descreido, irreligioso creyente
3. adj. Que es irrespetuoso con las cosas sagradas. irreverente

impío, -a

 
adj.-s. Falto de piedad.
fig.Irreligioso.

impío, -pía

(im'pio, -'pia)
abreviación
1. piadoso que no tiene o no siente compasión un asesino impío
2. que no muestra devoción religiosa o respeto por las cuestiones religiosas Una banda de jóvenes impíos saquearon una iglesia.
3. persona devoto que no tiene devoción religiosa o no cumple con las prácticas de la suya Eres impío por no ir a misa.

impío, -pía


sustantivo masculino-femenino
persona que no tiene devoción religiosa o no cumple con las prácticas de la suya El pastor expulsó de su templo a los impíos.
Traducciones

impío

ADJ
1. (Rel) → impious, ungodly
2. (= cruel) → cruel, pitiless
Ejemplos ?
Entre las doctrinas de los filósofos que condena como impías en su libro al-Tahafut, está la negación de la resurrección de los cuerpos y la afirmación de que los premios y los castigos recaerán sólo sobre las almas, luego, en el principio de su libro al-Mizan, dice que esta opinión es de los doctores sufíes, exclusivamente; después, en su libro al-Munqid min al-dalal wa-l-mufasih bi-l-ahwal, afirma que el opina lo mismo que los sufíes y que llegó a esta convicción después de un largo examen.
En la cuestión si no me engaño, habrá mucho más en que entender, y será digna de que se trate con mayor esmero, de modo que en ella vengamos a disputar contra los filósofos, y no cualesquiera, sino contra los que entre ellos son de mejor fama y nombre, y concuerdan en muchas cosas con nosotros; es a saber, en la inmortalidad del alma, en que el verdadero Dios creó al mundo y en la admirable Providencia con que gobierna todo lo que creó; mas porque es justo que los refutemos también en los puntos que opinan contra nosotros, no dejaré tampoco de dar satisfacción a esta parte, para que, refutadas las impías contradicciones conforme a las fuerzas que Dios me diere...
Los que debían haber sido órganos e intérpretes de las leyes fundamentales de la sociedad, eran instrumentos de injusticia. Los que debían ilustrar a los pueblos, fortificaban y canonizaban la tiranía con impías máximas.
Luego si sosteniendo juntos guerras, no impías ni injustas, pudieron los romanos conquistar un Imperio tan dilatado, ¿acaso deben o están obligados a adorar igualmente como a diosa a la injusticia ajena?
En aquella sazón, y ya entre los caldeos, como entre los demás pueblos, prevalecían impías supersticiones, de forma que sólo en la casa de Tharé, de quien nació Abraham, se conservaba el culto y adoración de un solo Dios verdadero, y, según es de creer, la lengua hebrea, aunque dicha casa, según se dice por relación de Jesús Nave, sirvió a los ídolos en Mesopotamia.
Eran ecos infinitos de mil varios caracteres; ya eran gritos de mujeres, delatores, precursores o motores de placeres exquisitos, de dolores inauditos, de rencores y delitos; son de orgías saturnales, y de impías bacanales que hastiaban y llenaban el espíritu de horror.
le llamaron otros días, Yerta figura con ajeno nombre, Como su original arrastra impías -Horas de duelo en la mansión del hombro.
Cierto es que con ella dejan más alta su abnegación. Después de todo, si estas farsas no fueran impías, llegarían al colmo del ridículo.
Pues querer hacer a las partes de Dios lascivas, perversas, impías y totalmente culpables, ¿quién lo podrá sufrir, sino el que del todo estuviere loco?
¡Vana esperanza! El infame Valverde le impuso su odiosa presencia, importunándolo con las impías amenazas de una condenación eterna.
Los dos amnistiados se miraron con angelical asombro, al ver que la ciencia se devanaba los sesos para sacar deducciones tan obvias o tan impías; y, fijando luego su consideración en lo que verdaderamente les importaba entonces, dijéronse a un mismo tiempo: -¡Hay que salvarla!
ran aún los agitados días En que mi juventud abandonada Adivinó tal vez horas impías Entre el crespón de la insondable nada; Cuando con ojo avaro y penetrante, Aun no poeta, el porvenir medita El niño, y ve pasarlo por delante Árida nada que su sed irrita; Cuando el nombre del niño no es un nombre, Cuando la idea informe no es idea, Y en el alma del niño nace el hombre Que idea y nombre se conquista y crea; Entonces, de la vida en el vacío, Soñé un bello fantasma que rodaba: Gota brillante y fresca de rocío En flor que brota entre pajiza lava.