Ejemplos ?
Pensó en las antiguas leyendas sobre el Caos Esencial, en cuyo centro habita un dios ciego e idiota -Azathoth, Señor de Todas las Cosas- circundado por una horda de danzarines amorfos y estúpidos, arrullado por el silbo monótono de una flauta manejada por dedos demoníacos.
' Por se proporcionó § 2 de inspección para ", y si, en dicho examen, no se encuentra entre aquellos pasajeros cualquier convicto, loco, idiota, o cualquier persona que no puede cuidar de sí mismo sin llegar a ser una carga pública, deberán informar la misma por escrito al colector de dicho puerto, y éstas no serán permitidas a la tierra '.
Pero el estilo de Dostoyevski consiste precisamente en no retenernos a contemplar el material empleado y colocarnos desde luego frente a puros dinamismos. No la ingenuidad en la ingenuidad, sino lo que de movimiento vivaz hay en ella, constituye su objetividad poética en El Idiota .
Eso es esclavizarse. Si alguien me ha ayudado, para qué ha sido idiota... No voy a estar toda la vida recompensando los favores que me hacen...
Iba a pedir un paraguas cuando un pensamiento me detuvo. Sería un idiota si fuese a comprobar lo que me ha dicho un borracho. Además, por otra parte, lo mismo ha querido gastarme una broma pesada para hacer reír a esos honrados provincianos; y lo menos que puede pasarme es que me cale hasta los huesos y agarre un buen resfriado.
Me ha dado lo que cualquier mujer ha deseado: Amor, hijos, joyas, viajes, dinero... Nada de lo que yo le he pedido, me ha negado. Y yo tan idiota que he sido. ¿Por qué tenía que conocer a ése?
(Ya lo verá la muy pendeja.) No se atrevió. Sólo acertó a responder con su habitual sonrisa de idiota: —Buenos días Rosita... ¿Cómo está usted!
En casa te voy a dar una joda que sólo para ti será buena. Vas a explicarme por qué chingados quiso ayudarte ese idiota. - El golpeado alegó discreto, como si no quisiera que lo escucharan.
Lo que a él interesa es producir en el ámbito interno a la obra un puro dinamismo, un sistema de afectos tirantes, un giro tempestuoso de los ánimos. Léase El Idiota .
Pero, de repente, aparecían dos yanquis, de esos que llegan en grandes cajas de cartón rotuladas a los Bancos y a las compañías petroleras; saludaban a Susiche en inglés; y ya mi amiga perdía la cabeza; ya todo estaba mal; todo lo criollo era cursi; se iba a la mesa de los yanquis y me dejaba solo como un idiota.
CARCELERO (Con sorna.) ¡Y se atreve el Juan Lanas a llamarla (subrayando) su Mar-ta! ¿Sabes lo que está haciendo (subrayando) tu Mar-ta mientras tú, ¡idiota!
Apenas se lo permite la edad, Gargantúa inicia sus estudios de acuerdo con los programas de la enseñanza medieval; el padre lo envía junto a un gran “Sophiste en lettres latines”, el maestro Thubal Holofernes, que lo vuelve idiota con sus métodos estultos basados únicamente en el ejercicio de la memoria.