hurtadillas


También se encuentra en: Sinónimos.

hurtadillas

loc. adv. Indica furtivamente, con ocultación y disimulo en la expresión a hurtadillas entramos a hurtadillas en el jardín de los marqueses para robar los peces del estanque. sigilosamente

hurtadillas, a

 
loc. adv. Furtivamente, sin que nadie lo note.
Sinónimos

hurtadillas


a hurtadillas locución adverbio a escondidas, ocultamente, a hurto, furtivamente. abiertamente.
Traducciones

hurtadillas

SFPL a hurtadillasstealthily, on the sly
Ejemplos ?
-exclamó Pepita la Ecijana al notar como a su paso por las callejas del Perchel no encontraba hombre que no intentara comérsela con los ojos y que no diera expansiones a su sensual codicia en pintorescos piropos, ni hembra que no la mirara a hurtadillas y con envidiosísima expresión.
Decir la impresión causada en mi espíritu por aquel mundo de aventuras, amores estocadas, amistades sagradas, brillo y juventud, mundo desconocido para mi; decir la emoción palpitante con que seguí al hidalgo gascón desde su llegada a París hasta la noche sombría del juicio, el odio al cardenal, mi júbilo por los fracasos de éste, mi ilusión maravillosa, es hoy superior a mis fuerzas. Toda esa noche, con un cabo de vela, encendido a hurtadillas, me la pasé leyendo.
Forzoso es decir que Benedicta jamás paró mientes en los arrumacos del vecino, ni lo miró a hurtadillas y ni siquiera desplegó los labios para desahuciarlo, diciéndole.
Y Dolores salió de la sala, mientras Rosario volvía a la costura, no sin recrearse en mirar a hurtadillas a Joseíto, que seguía avanzando con dirección a la reja al paso airoso y lento de su cabalgadura, un potro de gran alzada, de cabos finos y de aventadas narices que enarcaba el robusto cuello como enorgullecido de su gallardo jinete.
No, tonto, que se lo comerán tus herederos a hurtadillas como el gato come lo que ha robado, y llamarán después a sus perros para que aprovechen las migajitas por temor a que el pobre que muere de hambre a su puerta pueda llevarse alguna.
La señora Micaela, procurando enmascarar su profundo desaliento, mirábala a hurtadillas, dejando asomar a sus ojos, de vez en cuando, un chispazo de la terrible pena que envolvía su pensamiento en siniestras negruras ante aquel tremendo avance de la enfermedad, que en tan pocos días habíase adueñado de la muchacha.
Doña Máxima lloraba cuando podía, a hurtadillas, de noche, en la iglesia, y cuando apoyaba la ya arrugada frente en los vidrios para mirar al mar, que con su voz pavorosa le murmuraba secretos.
Y cuando, al día siguiente, preguntábanle a José sus parroquianos la causa de su enganche con el Berrinche, encogíase José de hombros y respondía con melancólico acento: -¡Por qué había de ser, por mo de los pícaros garbanzos! Y cada vez que decía esto, arrojaba a hurtadillas una mirada de reproche sobre Cloto, la mayor de las Nenas de Capuchinos.
Inútil fue rodear a la joven de dueñas y rodrigones, argos y cerberos, y aun encerrarla bajo siete llaves, que los amantes hallaron manera para comunicarse y verse a hurtadillas, resultando de aquí algo muy natural y corriente entre los que bien se quieren.
Sin más arte ni más dispendios, Margarita era un sol, y casi me parece ocioso advertir que su padre la contemplaba, a hurtadillas, con pueril orgullo.
El público estaba representado por un chico con una bufanda y un hombre de raído indumento que mordisqueaba a hurtadillas un mendrugo de pan que sacaba de su bolsillo y se calentaba al lado de la estufa que había en el centro de la sala.
Hallándose en esto, se acercó la vieja a hurtadillas a una jaula que tenía un pájaro al cual abrió la puerta; fue corriendo, tocó a la jaula con la flor y también a la vieja, que desde entonces no podía encantar ya a nadie, y se encontró al lado de Juanita, que se arrojó a su cuello mucho más hermosa que le había estado nunca.