huracanado

huracanado, a

adj. Que es muy violento o fuerte, como el huracán un viento huracanado azotó la isla y produjo graves averías en las conducciones de gas.

huracanado, -da

 
adj. Violento como un huracán.

huracanado

(uɾaka'naðo, -ða)
abreviación
viento que tiene una intensidad muy grande, similar a la del huracán Las huracanadas ráfagas de viento abrieron las puertas y ventanas de la casa.
Traducciones

huracanado

ADJ viento huracanadohurricane-force wind, gale-force wind
Ejemplos ?
Sin embargo, me parece que estáis deseando los dos profundizar más en esta cuestión y que teméis, como los niños, que cuando el alma salga del cuerpo pueda ser arrebatada por el viento, sobre todo cuando se muere en un día huracanado.
De pronto resonó la descarga. Montiel, como impelido por un viento huracanado, se arqueó y tambaleó hacia atrás. Luego, cual si fuese atraído por una fuerza contraria, vínose hacia adelante, firme sobre sus rodillas, se sacudió, y cayó al fin de costado entre roncos gruñidos.
Inmediatamente dejamos el fondeadero con el remolque: la enorme y pesada lancha en cuya popa y banco distinguíamos las siluetas del patrón y de los cuatro remeros, destacándose como masas borrosas a través de la lluvia y de los copos de espuma que arrebataba el viento huracanado de las crestas de las olas.
Y una hora después, cuando todos ellos, en una de las concavidades de las rocas, apiñábanse los unos contra los otros para mejor resguardarse del viento huracanado y del frío intolerable, sintió Antonio posarse suave una mano sobre su hombro y escuchó una voz susurrante, la voz de Pedro el Áncora, que le decía a la vez que ceñíale al cuello el escapulario que para él bordara la hija del señor Paco el Levantino: -Tómalo, que es tuyo.
Es decir, que los cien mil hombres alojados (?) en Argelés no tuvieron en un principio abrigo de ninguna especie, ni fuego para contrarrestar el frío invernal, ni un techo que les resguardara del cierzo, ni una pared que les defendiera de los aires marinos. En esta costa mediterránea sopla el "mistral", viento huracanado que alcanza, a veces, velocidades considerables.
La mujer ultrajada se incorporó penosamente, con la faz lívida, los ojos inyectados de sangre, el seno lleno de cardenales, la cabellera suelta y las manos agitadas por temblor nervioso que la sacudía, como sucede a las flores el viento huracanado de las cordilleras.
Faltábanle sólo ocho o diez reptaduras para llegar a la puerta de la iglesia, cuando, no pudiendo resistir más, no el martirio de las rodillas, sino las infamias que gritaba dentro la arrenegada voz, se incorporó de un salto de fiera, y agitando los brazos a guisa de aspas de molino que hace girar viento huracanado, cerrados los puños, fuera lo ojos de las órbitas, soltó la andanada de injurias y desvergüenzas que le hervía.
Después se volvió hacia el suroeste y, tras llenar los pulmones de aire, sopló con todas sus fuerzas. Al punto se levantó un viento huracanado que arrastraba piedras y rocas, como si estuvieran hechas de paja.
De un puntapié arrancó a QUETZALCOATL, Sol del cielo, y al caer éste, se produjo un viento tan huracanado, tan potente y arrasador, que todo aquello que se movía en la tierra fue arrebatado con tal violencia que los árboles volaban, las casas eran arrastradas como pajas, las aguas de los ríos y de los mares, así como las de lagos y lagunas, se desbordaban.
Soplaba ligeramente entonces el viento del sur y creyeron que podían poner en práctica su propósito; levaron anclas y fueron costeando Creta de cerca. 14. Pero no mucho después se desencadenó un viento huracanado procedente de la isla, llamado Euroaquilón. 15.
Alfonso de Haro, estaban acribillados de balas de cañón y de fusil, y tan cerca el uno del otro, que sus bandas se tocaban a veces a impulsos del huracanado viento.
El vino predispone el ánimo al placer, si no se apura con abundancia; mas la embriaguez entorpece nuestros ardientes deseos. Con el viento se aviva la llama, y con el viento se extingue; si es ligero la alimenta, si huracanado la destruye.