huracán


También se encuentra en: Sinónimos.

huracán

(Del taíno hurakan.)
1. s. m. METEOROLOGÍA Viento muy fuerte que sopla a gran velocidad en forma de círculos y es característico del mar caribeño los huracanes devastaron la costa y las comarcas limítrofes. ciclón, tifón
2. METEOROLOGÍA Viento que sopla con fuerza. vendaval
3. coloquial Persona muy impetuosa.
4. Cosa que destruye o trastorna lo que encuentra a su paso el huracán de la crisis afectó a todas las clases sociales.

huracán

 
m. meteor. Ciclón que aparece en la región del golfo de México y en la del océano Pacífico, hasta Australia y Samoa.

huracán

(uɾa'kan)
sustantivo masculino
meteorología viento muy fuerte, intempestuoso y violento, con capacidad para causar destrucción El huracán dejó la ciudad de Haití destruida.
Sinónimos

huracán

sustantivo masculino
ciclón, tifón, tornado, remolino*, vórtice.
En el mar de China, tifón; en el golfo de Guinea, tornado.
Traducciones

huracán

hurricane

huracán

ураган

huracán

ouragan

huracán

hurikán

huracán

orkan

huracán

hirmumyrsky

huracán

uragan

huracán

ハリケーン

huracán

허리케인

huracán

orkan

huracán

huragan

huracán

furacão

huracán

ураган

huracán

orkan

huracán

พายุเฮอร์ริเคน

huracán

kasırga

huracán

cuồng phong

huracán

飓风

huracán

颶風

huracán

הוריקן

huracán

SMhurricane

huracán

m hurricane
Ejemplos ?
el montón de nubes que arremolina el huracán entenebreciendo el cielo, sale la espada flamígera que esgrime invisible brazo y con zigs-zags deslumbradores escribe en la página rugiente de los negros vapores la palabra ¡PASO!
Lamentamos mucho la tragedia que ocasionó, tanto en Haití… Perdón, Jamaica, Haití, Cuba y también Estados Unidos, el huracán Samy, Samy… - Nicolás Maduro: Sandy.
En el mismo momento, la voz fina y ligera de una cantante que hechizaba a los invitados, reforzada por los acordes de la viola con la que se acompañaba, dominó el bramido del huracán y resonó en la cámara fúnebre.
Sopla, huracán, remolino, aquilón, sopla; levanta las arenas pasivas que hollan los pies de los camellos y los vientres de las víboras y haz con ellas proyectiles ardientes.
Es un rugido, como cuando el huracán azota la espuma de las olas en el mar, que se alzan, como negros gigantes de cabeza blanca, en furiosa lucha.
Apenas habíamos recobrado algo de calma cuando el trinquete voló en jirones, lo que nos obligó a izar una vela de estay, pudiendo así resistir algunas horas, pues el barco capeaba el temporal con mayor estabilidad que antes. Pero el huracán mantenía toda su fuerza, sin dar señales de amainar.
Era como si cayera a la tierra y cual serpiente, se enredara en sus sentidos y un huracán de labios, de cuerpos, de miradas y de manos lo devorara en triunfo de los instintos animales.
Cruza el azul firmamento, sobre cenicienta nube vago suspiro del viento, preludio del huracán. Y en los pardos botareles susurra el musgo colgado, y los negros capiteles en torno velando están; esqueletos descarnados, monumentos carcomidos, sobre los aires lanzados, corona del fundador: á través de cuyos ojos los bravíos aquilones arrastran cien nubarones de ceniciento color.
Yo soy el poeta, que va en el desierto cantando la gloria del Dios Creador, cual átomo errante del grande concierto que elevan los mundos al Sumo Hacedor; y si hablo, a mis frases responde el vacío: si gimo, me hace ecos el viento bravío; si canto, me presta la alondra su pío: si trino, gorjeos me hace el ruiseñor.» Y hace coro a la voz mía la viviente salmodía que del mundo a Dios envía la armonía universal: aquí el rumor delas hojas, allí el son del manantial; aquí el niño a quien arrulla de su nodriza el cantar: allí la ronca tormenta que revienta el huracán: acá el colibrí que zumba en derredor de un rosal.
¿O fue que al pie del saucedal frondoso, donde con él soñabas y dormías, al recio empuje de huracán furioso, rodó en las sombras el alado esposo sobre las secas hojarascas frías?
¡Ven, antropófaga y diestra, Escorpiona y Clitemnestra! ¡Pasa sobre mis arrobos como un huracán de lobos en una noche siniestra! ¡Yo te excomulgo, Ananké!
Enorme abismo: no se alcanzaría su fondo ni en todo un año completo, si antes fuera posible franquear sus puertas; sino que por aquí y por allá te arrastraría huracán ante huracán terrible.