huraño

(redireccionado de huraña)
También se encuentra en: Sinónimos.

huraño, a

(Del lat. foraneus, forastero, extraño < foras, afuera.)
adj. Que es antipático y poco sociable no le gusta estar con la gente porque es muy huraño y solitario. arisco, huidizo, retraído sociable

huraño, -ña

 
adj. Que huye de las gentes.

huraño

(u'ɾaɲo, -ɲa)
abreviación
1. persona que rechaza el trato y las muestras de cariño de los demás Era un hombre huraño y hasta violento.
2. característica que es propio de estas personas un carácter huraño
Sinónimos

huraño

, huraña
adjetivo
arisco, esquivo, hosco, insociable*, hirsuto, desabrido*, despegado*, furo, misántropo.
Misántropo denota aversión al género humano.
Traducciones

huraño

ADJ
1. (= tímido) → shy
2. (= poco sociable) → unsociable
3. (= esquivo) → shy, elusive
Ejemplos ?
Yo creo que me quería, aunque no me lo demostrase «así»..., vamos..., con mucho fuego... Ya sabe usted que el estudio y el talento hacen a la gente..., qué sé yo..., un poco huraña...
Doña Eulalia quedará libre entonces de toda molestia, y aunque siempre recatada, honestísima y decorosa, depondrá sus desdenes, dejará de ser huraña y se hará para todo el mundo conversable y mansa.
El Infinito derrumba su interrogación huraña, y se suicida, en la extraña vía láctea, el meteoro, como un carbunclo de oro en una tela de araña.
Érase un gentil-hombre que casó en segundas nupcias con una mujer altiva y huraña como otra no haya habido. Tenía dos hijas, como ella orgullosas y que en todo se le asemejaban.
Una oleada de sangre coloreó el pálido rostro del muchacho, un relámpago brotó de sus ojos y con voz trémula por el dolor y por la cólera profirió: -¡Ah, perra, ya sé quién es el que te ha puesto así; pero antes que se salga con la suya, como hay Dios que le arrancaré la lengua y el alma! Rosa, erguida delante de él, lo contemplaba hosca y huraña.
A partir de la visita a Pompeya, Octavien fue presa de una melancolía huraña que el buen humor y las bromas de sus amigos agravaban más que aliviaban; la imagen de Arria Marcella no dejaba de perseguirle, y el triste desenlace de su buena suerte imaginaria no destruyó su encanto.
¡Oculta y sola, mi pasión huraña crece en mi corazón herido y yerto; oculta, como el cáncer en la entraña; sola, como la palma en el desierto!
Dilatada á las relaciones sexuales, fomenta nuestra insociabilidad el brutalismo masculino, fuente de huraña grosería y de soeces desplantes, para acabar sometiendo á los hombres como polichinelas á caprichos é intrigüelas mujeriles.
Y allí en este Sitio risueño y polícromo, que les pareció más tranquilo y un tanto seguro para la supervivencia de la comunidad, plantaron sus viviendas y conformaron una población durante el año de 1780, pero sin perder de vista al río veleidoso y traicionero, que amanecía, unas veces, quieto, con solemnes sosiegos lústrales, insinuándose con parajes hospitalarios y fructificaciones de amazonia; y, otras, intempestivamente, con faz huraña y turbulenta, tratando irrupcionar con los potros desbocados de sus aguas anarquizantes las heredades marginales, para obstruirlas y borrar sus expresiones de economía agraria y hogareña de aquellas franjas litorales de lo que más tarde fue la Provincia de El Oro.
Su huraña tristeza, su aire de persona herida por la suerte, daban larga tela regocijada a los intermedios de la labor, cigarrillo en boca.
Nosotros los plebeyos; nosotros los andrajosos; nosotros los hambrientos; los que no tenemos un terrón donde reclinar la cabeza; los que vivimos atormentados por la incertidumbre del pan de mañana para nuestras compañeras y nuestros hijos; los que, llegados a viejos, somos despedidos ignominiosamente porque ya no podemos trabajar, toca a nosotros hacer esfuerzos poderosos, sacrificios mil para destruir hasta sus cimientos el edificio de la vieja sociedad, que ha sido hasta aquí una madre cariñosa para los ricos y los malvados, y una madrastra huraña para los que trabajan y son buenos.
La melancolía me agostaba como una parásita asida a mi existencia, y la tristeza vana iba cambiando mi naturaleza, haciéndome desconfiada, poco expansiva, huraña.