hundirse

hundirse

(un'diɾse)
verbo pronominal
estar una persona muy abatida y desesperanzada Se hundió a causa de la pérdida de su compañero.
Traducciones

hundirse

sink, plunge, collapse

hundirse

noyer, couler

hundirse

potopit se

hundirse

synke

hundirse

sinken

hundirse

upottaa

hundirse

potonuti

hundirse

膿瘻

hundirse

가라앉다

hundirse

zinken

hundirse

synke

hundirse

zatonąć

hundirse

afundar-se

hundirse

sjunka

hundirse

จม

hundirse

batmak

hundirse

chìm xuống

hundirse

下沉
Ejemplos ?
El Jubones beso es de la Sierra, que, al hundirse embriagado en tu aroma, hace el dulce manjar del theobrama y la carne del oro frutal.
Y había visto algo que se alzaba débilmente para hundirse de nuevo en el lugar desde el cual el informe horror había salido disparado hacia el cielo.
¡Cuántos, antes que yo, sobre estas rotas gradas vinieron a sentarse, y luego cuántos vendrán y en el común osario como yo irán al hundirse!
Para admirar el manto celeste es impropio hundirse en las profundidades de un pozo y mejorse procuran las alturas, así para descubrir el valer de un semejante no sólo has de calificarle por lo que de penumbras tiene, pues él es más que la bacteria y también lo alumbra el sol y la tierra lo alimenta.
y no conoces lo terrible de combatir para no hundirse en el tedio de no hacer algo que en realidad nos satisfaga plenamente Por eso es que se nos ocurren miles de estúpidas extravagancias para no sucumbir en el ocio aburrido de nuestra clase...
ahora Gramsci una vez más, tenemos que seguir nosotros aplicando toda la fuerza moral, intelectual, física, etc., para que lo que está naciendo, termine de nacer y lo que tiene que morir y hundirse termine de hundirse; y eso en todos los aspectos, en el moral, lo ético, lo cultural, lo social, lo económico; es un todo pues, el todo.
espués del estremecimiento de Viesca, las prisiones recibieron abundante suplemento de huéspedes. Al lado del anciano y del hombre llegaba el adolescente a hundirse en la penumbra de los calabozos.
Sus ojos la obligaron a atender a una hoja recién caída de un árbol; anduvo un instante en la superficie y en el momento de hundirse la señora Margarita oyó pasos sordos, con palpitaciones.
Vencida la resistencia, cerró ella los párpados, y en la diestra del hombre brilló una faca antes de hundirse dos veces en el pecho de la víctima.
Berta alcanzó a ver el piso inundado de sangre. Sólo pudo echar sus brazos sobre la cabeza y hundirse a lo largo de él con un ronco suspiro.
Setenta mil duros, era malvender; pero si no vendía, era la suspensión de pagos, la deshonra, la ruina del nombre y del crédito. Mejor arrojar a la mar aquel despojo que hundirse.
¡Ahí sería nada si los metiesen en un bote con trampa en el fondo, y bajo pretexto de conducirlos al castillo de San Andrés, los dejasen hundirse bonitamente en mitad de la bahía!