hundido

(redireccionado de hundida)
También se encuentra en: Sinónimos.

hundido, a

1. adj. Que está afligido o abatido está hundida desde que supo las consecuencias de su lesión. deprimido
2. dejar hundido coloquial Dejar a una persona en una situación de abatimiento la has dejado hundida con ese comentario socarrón.
Sinónimos

hundido

, hundida
adjetivo
Traducciones

hundido

hollow, sunken

hundido

gezonken

hundido

afundado

hundido

غرقت

hundido

zatopiony

hundido

potopena

hundido

sunket

hundido

שקע

hundido

ADJ
1. [barco, huellas] → sunken
2. [ojos] → deep-set, hollow
3. (= desmoralizado) → downcast, demoralized

hundido-a

a. sunken.
Ejemplos ?
Encuéntrase el navegante con islotes desconocidos. Una lancha que zozobró quedose hundida, sin más que el palo de la vela fuera. Allí se juntaron las tierras flotantes y nació un islote.
Su boca hundida, de la que casi todos los dientes emigraron por falta de ocupación; su nariz torcida como el pico de una ave de rapiña, y un par de ojillos relucientes como los del gato, bastaban para que instintivamente repugnase su figura.
Para que tú te regales, no dejaré una con vida veloz liebre en los eriales, ni esquiva perdiz hundida del cerro en los matorrales, ni conejillo bravío dormido bajo el carrasco, ni mirlo a orillas del río, ni sisón en el peñasco, ni alondras en el baldío.
No cesa el fuego de la llama rota y no se teme a tanta barca hundida; la flor de sueños, música sin nota, impulsa el ritmo de su sed de vida.
Llevaba unas polainas sujetas hasta las rodillas, la gorra hundida hasta los ojos, sus labios tiritaban de frío y tenía la nariz roja.
Abriose entonces el rastrillo, y asomose la punta de una larga nariz, que sentaba sus reales entre los hundidos ojos y la hundida boca de una vieja más fea que el Mengue.
Era Esteban un muchacho de diecinueve a veinte años, fornido, con la cabeza pequeña y hundida entre los hombros, los ojos pequeños y azules, la mirada incierta y torpe como la de los albinos, la nariz roma, los labios gruesos y entreabiertos, la frente alzada, la tez blanca, pero ennegrecida por el sol, y el cabello, que le caía parte sobre los ojos y parte alrededor de la cara, en guedejas ásperas y rojas semejantes a las crines de un rocín colorado.
¡No impidas, no, los mil triunfos y palmas con que, después que hundida y mal se vea, aquel linaje que contigo empieza a Italia vuelva su inicial grandeza!
¡Y declaro que la situación se está poniendo imposible!» Mientras decía estas palabras, le resbaló un pie, y un segundo más tarde, ¡chap!, estaba hundida hasta el cuello en agua salada.
Mas en vano a la reja al percibir pisadas acudía; en vano por la lóbrega calleja los tristes ojos con afán tendía; muchos alguna vez por ella entraban, y unos riendo y otros disputando, huyendo unos tal vez y otros cantando, pasar bajo su reja los veía; mas de ella a largos pasos se alejaban, y con ellos don Juan nunca venía. Hundida la infeliz en su abandono, suspiraba de amor por quien la olvida, por quien su amor pospone y su ternura a una caricia sin pudor vendida de la insolente bailarina impura.
Las dos viejas mulas, Caracola y Gifera, apenas pueden retrepar la cuesta con la reja hundida en la tierra; y hay que venderlas y comprar otras, aunque sea a rédito.
Ora en el cieno del oprobio hundida, abandonada a la insolencia ajena, como esclava en mercado, ya aguardaba la ruda argolla y la servil cadena.