humillo

humillo

s. m. Modo de ser o de comportarse de la persona que muestra un alto concepto de sí misma y tiene aires de superioridad. vanidad humildad

humillo

 
m. Vanidad, presunción. Ús. más en plural.
veter. Enfermedad de los cochinos pequeños.
Ejemplos ?
Cual signo suyo mi alma te venera, Y cuando aquí me humillo De tu vejez ante el eterno brillo, Recuerdo, roble augusto, que, doquiera Que el numen sacro impera, Un árbol es su símbolo sencillo.
obre ignorada tumba solitaria, A la luz amarilla de la tarde, Vengo a ofrecer al cielo mi plegaria Por la mujer que amé. Apoyada en el mármol la cabeza, Sobre la húmeda hierba la rodilla, La parda flor que esmalta la maleza Humillo con mi pie.
me humillo, me prosterno y caigo en una adoración sin fin ante el Ser Supremo...» Setiembre de 1845 «Siempre el silencio, la soledad, la ausencia de una voz amiga que me acaricie con un tono de simpatía.
me ignoro, ¿Cómo puedo su esencia explicar? A su inmensa grandeza me humillo: Sé que vive, que reina y me ama, Y su aliento divino me inflama De justicia y virtud en amor.
Las palas se arrastraban dentro del homo, dejando sobre las ardientes piedras los pedazos de pasta, o sacando los panes cocidos, de rubia corteza, que esparcían un humillo fragante de vida; y, mientras tanto, los cinco panaderos, inclinados sobre las largas mesas, aporreaban la masa, la estrujaban como si fuese un lío de ropa mojada y retorcida y la cortaban en piezas; todo sin levantar la cabeza, hablando con voz entrecortada por la fatiga y entonando canciones lentas y monótonas, que muchas veces quedaban sin terminar.
Al amanecer se cerraron mis párpados, y, ¿lo creerás?, aún en el sueño veía cruzar, perderse y tornar de nuevo una mujer, una mujer morena y hermosa, que llevaba la joya de oro y pedrería; una mujer, sí, porque ya no era la Virgen que yo adoro y ante quien me humillo; era una mujer, otra mujer como yo, que me miraba y se reía mofándose de mí.
Madre, yo al oro me humillo, Él es mi amante y mi amado, Pues de puro enamorado De continuo anda amarillo. Que pues doblón o sencillo Hace todo cuanto quiero, Poderoso Caballero Es don Dinero.
-Yo -respondió Rinconete- sé un poquito de floreo de Vilhán; entiéndeseme el retén; tengo buena vista para el humillo; juego bien de la sola, de las cuatro y de las ocho; no se me va por pies el raspadillo, verrugueta y el colmillo; éntrome por la boca de lobo como por mi casa, y atreveríame a hacer un tercio de chanza mejor que un tercio de Nápoles, y a dar un astillazo al más pintado mejor que dos reales prestados.
hoy que así de tu amparo bajo el manto me acoges; hoy que tanto mi presencia celebras y en tus brazos me alzas tanto, que aureola quieres dar a mi cabeza de la lumbre del sol con un anillo, y a mi gloria tus bardos con nobleza quieren hacer de estrellas un cintillo, voy a probarte yo con este canto que en sandia vanidad no me encastillo, ni al aura popular me ensoberbezco; que acepto de mi gloria de tu mano con gratitud, no más la que merezco; así que, en vez de alzarme, me arrodillo: con fe leal y corazón sencillo toda la gloria que me das te ofrezco, y ante tu aplauso popular me humillo.
Crisanto Palomeque y Oyanguren, alcalde del crimen y golilla muy capaz de mandar ahorcar hasta a su sombra, si de ella se desprendía humillo que a sospecha de delito trascendiera.
Sagat fue el primer luchador que decide servirlo a el a cambio de saciar su venganza contra Ryu ya que este lo humillo en el primer torneo Street Fighter luego se uniría Vega y finalmente Balrog.
Y después el equipo ganó 2 juegos consecutivos por el mismo marcador: 3-2 a Reboceros de la Piedad y Tecamachalco. Pero la visita a la Universidad del Fútbol los devolvió a la realidad y los humillo 1-8.