humanitarismo

Búsquedas relacionadas con humanitarismo: humanitaria

humanitarismo

s. m. Actitud de la persona humanitaria el humanitarismo es la base de toda organización de ayuda. humanidad

humanitarismo

 
m. Humanidad (benignidad).
Traducciones

humanitarismo

umanitarismo

humanitarismo

humanitarisme

humanitarismo

humanisme

humanitarismo

Humanitaryzm

humanitarismo

humanisme

humanitarismo

人道主義

humanitarismo

humanism

humanitarismo

SMhumanitarianism
Ejemplos ?
SINDICATO DE DEPENDIENTES DE COMERCIO DE LA CORUÑA Seamos también nosotros los que clamamos, dando pauta a una más bella concepción de la justicia y del humanitarismo, por la abolición de la pena de muerte.
El principal elemento para las guerras son las multitudes proletarias, de donde salen ejércitos y contribuciones: quitando ese elemento a las clases dominantes, haciendo que cuando menos una parte numerosa de los trabajadores se opongan decididamente a las intervenciones, las conquistas y los robos enmascarados con pretextos de humanitarismo, de honor nacional y patriotismo, se harán imposibles esas horribles matanzas colectivas que los famosos Congresos de Paz de los gobiernos no impiden porque están formados por instrumentos de los mismos que se interesan en hacerlas.
Podemos tomar como ejemplo el concepto de africano de "ubuntu", una vieja palabra que encierra en su significado el humanitarismo, la generosidad, el intercambio de ideas y la vida en armonía con todo el mundo.
En otras partes, los comunistas, sin renunciar en nada a sus principios, invitan a los católicos a colaborar amistosamente con ellos en el campo del humanitarismo y de la caridad, proponiendo a veces, con estos fines, proyectos completamente conformes al espíritu cristiano y a la doctrina de la Iglesia.
Ni la caridad, ni el humanitarismo, ni la abnegación, tiene poder bastante para emancipar la humanidad, como lo tiene el egoísmo consciente.
Quienes quemaron vivo a ese hombre no fueron las hordas de caníbales, no fueron negros del Africa Ecuatorial, no fueron salvajes de Malasia, no fueron inquisidores españoles, no fueron apaches ni pieles rojas, ni abisinios, no fueron bárbaros escitas, ni trogloditas, ni analfabetos desnudos habitantes de la selva; fueron descendientes de Washington, de Lincoln, de Franklin, fue una muahedumbre bien vestida, educada, orgullosa de sus virtudes, civilizada; fueron ciudadanos y hombres blancos de los Estados Unidos. Progreso, civilización, cultura, humanitarismo.
Uno de los jueces, convencido de la inocencia de los acusados y de la imposibilidad del crimen, habló vivamente en su favor; opuso el celo del humanitarismo al celo de la severidad; se convirtió en el abogado público de los Calas en todos los hogares de Toulouse, donde los gritos conti­nuos de la religión equivocada reclamaban la sangre de aquellos desgraciados.
Hay gentes que pretenden que el humanitarismo, la indulgencia y la libertad de conciencia son cosas horribles; pero, de buena fe, ¿habrían producido dichas cosas calamidades comparables?
Finalmente, el interés del Estado consiste en que los hijos expatriados vuelvan con modestia a la casa de su padre: el humanitarismo lo pide, la razón lo aconseja y la política no lo puede temer.
Sólo queremos dejar señalado que, en lo que a Cuba respecta, los Estados Unidos de América no han cumplido recomendaciones explícitas de esa Conferencia y, recientemente, el Gobierno norteamericano prohibió también la venta de medicinas a Cuba, quitándose definitivamente la máscara de humanitarismo con que pretendió ocultar el carácter agresivo que tiene el bloqueo contra el pueblo de Cuba.
Se ha necesitado sesenta años para hacernos adoptar lo que Newton había demostrado; apenas empezamos a osar salvar la vida de nuestros hijos por la inocu­lación; sólo practicamos desde hace poco tiempo los verdade­ros principios de la agricultura: ¿cuándo empezaremos a practi­car los verdaderos principios del humanitarismo?
Manuel Encalada Zúñiga, ha pasado la vida, no indiferente a la sociedad que reclama dosis de humanitarismo, sino ayudando a los demás con la mano del trabajo, con el ejemplo de su vida consagrada a la brega diaria en el surco.