huido

Búsquedas relacionadas con huido: Guido, huir, mayoria
Traducciones

huido

fuggì

huido

FUI

huido

uciekł

huido

έφυγαν

huido

flygtet

huido

pakeni

huido

ברח

huido

flytt

huido

/a
A. ADJ
1. (= escapado) [criminal] → fugitive; [esclavo] → runaway
los tres terroristas huidosthe three terrorists on the run, the three fugitive terrorists
lleva más de un año huido de la justiciahe has been a fugitive from justice o he has been on the run for over a year
los rusos huidos del Palacio de Inviernothe Russians that had fled from the Winter Palace
2. (= receloso) → elusive
anda huido desde que cerró el negociohe's been rather elusive since he closed down the business
ha estado muy huido de la gente desde que se divorcióhe's been very wary of people since he got divorced
B. SM/Ffugitive
V tb huida
Ejemplos ?
La mañana se abraza ardorosa con el sol opaco. La neblina parece haber huido ante tanto humo vehicular y fabril. Un inmenso automóvil aguarda en su brillante luto.
Ítem, se ordena y manda que cualquier negro que sea o hiciere de servicio de su amo y estuviere fuera de ellos (hasta por más de) ocho días, le sean dados doscientos azotes por las calles públicas, y si estuvieren en mes la pena doblada y se le pague al que lo cogiere veinte pesos, y si estuviere más tiempo sea desjarretado y se paguen los dichos veinte pesos de (ello a la persona) que lo prendiere, y si estuviere huido fuera del distrito se le pague al que lo cogiere cuarenta pesos, y su por prenderle se resistiere y le hirieren que no incurra en pena alguna y siendo la persona que fuere a prender los tales negros por mandato de la Justicia.
4 Sinopsis de la Jornada primera: Escena I: En la rivera del Betis (río Guadalquivir) don Juan conoce a doña Beatriz en una cacería, pero ella parte sin informarle su nombre. Don Juan explica a Muñoz y a Tacón sus razones de haber huido a Flandes, por un duelo callejero y por proteger a doña Ana.
Tú, el hombre de las estepas, sonámbulo de sufrimiento, nacido ilota y hambriento, al fuego del odio huido, hombre que estabas dormido bajo una tapa de plomo, hombre de las nieves del zar, mira al cielo azul, canta, piensa; mujik redento, escucha cómo en tu rancho, en la pampa inmensa, murmura alegre el samovar.
Y dos años, no más, el ejercicio fatal de la anarquía duró en Francia; ¿cuál causa de los dos más perjüicio? ¿La riqueza, el comercio, la abundancia de cuál de los dos pueblos han huido?
Trini movió nerviosamente la cabeza para ahuyentar sus recuerdos; no quería pensar en sus tíos; cuando la imaginación la hacía ver sus rostros entristecidos, sus ojos llenos de lágrimas, sentía que el corazón se le partía; ella había pagado con la más negra ingratitud sus desvelos, sus ternuras, sus sacrificios; verdad que ella había huido engañada; a ella Antonio habíale dicho que en el instante en que ella huyera con él, ellos tendrían que dar su consentimiento, y en cuanto lo dieran...
-iba pensando por la calle él- por que debiendo haber huido antes, esperé a esta vergüenza, y estoy en ridículo a los ojos de esa mujer, y no muy medrado a los de mi conciencia, que mucho antes quiso el remedio de la fuga, y no fue oída.
Y aunque algún neófito naturalista pueda acusar al pobre Aquiles de idealismo e inverosimilitud, lo histórico es que Zurita huyó, huyó otra vez: huyó de Tula como había huido de Concha y de Engracia.
Centenares de familias que habían huido al campo por los primeros ataques armados, regresaban presurosas muy de madrugada, cuando aún bajo las muertas hojas caídas de los árboles, había entre los insectos estremecimiento de alas y entre las ramas zanqueando comenzaba el gorgeo.
En nuestra época mediocre y ruin no queda camino abierto para las almas del temple de las vuestras, que siente lo que sentisteis. Lo sublime ha huido de la Tierra.
Para finales de año, el número de Personas Desplazadas Internamente superaba 1,5 millones en la provincia sudanesa de Darfur, y otros 200.000 civiles habían huido a Chad, donde el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) coordinó un esfuerzo masivo de ayuda para los refugiados.
-Sí, vámonos aonde te dé la repotentísima gana -exclamó Cárdenas, que de buen grado hubiera huido de sí mismo por huir de aquel tropel de tristezas que abrumaban y entenebrecían su espíritu y amargaban su existencia.