huelga

(redireccionado de huelgas)
También se encuentra en: Sinónimos.

huelga

1. s. f. Suspensión colectiva del trabajo, acordada por los trabajadores de una empresa o un sector, como medida de presión para conseguir determinados objetivos. paro, plante
2. AGRICULTURA Tiempo que está la tierra en barbecho, sin labrarla.
3. huelga de brazos caídos DERECHO Protesta laboral, durante la cual los trabajadores permanecen en sus puestos habituales, pero sin realizar su trabajo.
4. huelga de celo DERECHO Forma de protesta laboral que consiste en aplicar los trabajadores las disposiciones reglamentarias con suma lentitud e interpretándolas literalmente, para que descienda el rendimiento y se retrasen los servicios.
5. huelga de hambre Abstinencia total de alimentos que se impone de forma voluntaria una persona y con la que manifiesta su decisión de morirse si no consigue lo que pretende.
6. huelga general DERECHO Paro simultáneo de todas las actividades laborales de un país la huelga general tuvo un seguimiento masivo.
7. huelga revolucionaria POLÍTICA La que responde a propósitos de carácter político, más que a reivindicaciones de carácter económico y social.
8. huelga salvaje DERECHO La que se realiza sin seguir los trámites reglamentarios.

huelga

 
f. Tiempo en que uno está sin trabajar.
Cesación en el trabajo de los obreros hecha de común acuerdo con el fin de imponer ciertas condiciones a los patronos. La huelga es un producto de la revolución industrial del s. XVIII para protestar contra los perjuicios y desequilibrios económicos del simple asalariado.
huelga clave La que puede causar el colapso económico de una gran parte del sector nacional.
huelga de brazos caídos Aquella en que los huelguistas acuden a los puestos de trabajo pero sin efectuar actividad alguna.
huelga general La que afecta a toda clase de actividad laboral.
huelga intermitente La que se efectúa a intervalos.

huelga

(we'lγa)
sustantivo femenino
cese concertado de trabajo que realizan los trabajadores con el fin de reclamar mejoras en su actividad Llevan ya veinte días haciendo huelga.
protesta que consiste en no ingerir alimentos por un largo período de tiempo En el presidio los reclusos comenzaron una huelga de hambre.
Sinónimos

huelga

sustantivo femenino
paro, interrupción, inactividad.
Tratándose de la actividad laboral.
Traducciones

huelga

vaga

huelga

strejke

huelga

striko

huelga

lakko

huelga

grève

huelga

mogok kerja

huelga

ストライキ

huelga

streikas

huelga

staking

huelga

streik

huelga

strajk

huelga

greve

huelga

grevă

huelga

stavka

huelga

strejk

huelga

grev

huelga

страйк

huelga

罷工, 罢工

huelga

stávka

huelga

štrajk

huelga

동맹 파업

huelga

ประท้วง

huelga

cuộc bãi công

huelga

стачка

huelga

罷工

huelga

SF
1. [de trabajo] → strike, stoppage, walkout
los obreros en huelgathe workers on strike, the striking workers
estar en huelgato be on strike
declarar la huelga; declararse en huelga; hacer huelga; ir a la huelga; ponerse en huelgato go on strike, come out on strike
huelga (a la) japonesa industrial action characterized by overproduction by the workforce
huelga de brazos caídossit-down strike
huelga de celowork-to-rule, go-slow, slowdown (strike) (EEUU)
huelga de hambrehunger strike
huelga de hostigamientoguerrilla strike
huelga de pago de alquilerrent strike
huelga de reglamentowork-to-rule, go-slow, slowdown (strike) (EEUU)
huelga generalgeneral strike
huelga oficialofficial strike
huelga patronallock-out
huelga por solidaridadsympathy strike
huelga rotatoriarotating strike
huelga salvajewildcat strike
2. (= descanso) → rest, repose (frm)
3. (Mec) → play, free movement
Ejemplos ?
Las huelgas no anunciadas con ocho días de anticipación, si no tienen otro plazo marcado en la ley especial, las declaradas por motivos que no se relacionen con las condiciones de trabajo y las que no se sometan a un procedimiento de arbitraje o conciliación; .
Y los combates no serán meras luchas callejeras de piedras contra gases lacrimógenos, ni de huelgas generales pacíficas; ni será la lucha de un pueblo enfurecido que destruya en dos o tres días el andamiaje represivo de las oligarquías gobernantes; será una lucha larga, cruenta, donde su frente estará en los refugios guerrilleros, en las ciudades, en las casas de los combatientes —donde la represión irá buscando víctimas fáciles entre sus familiares— en la población campesina masacrada, en las aldeas o ciudades destruidas por el bombardeo enemigo.
Por lo menos, aunque no nos dieran para las casas para los campesinos, nos conformamos con que a los obreros les equiparen el sueldo, igual que en la Shell y en la Esso. Ustedes verán que vamos a conseguir esa demanda sin huelgas, sin problemas.
Cree hallar en esto un argumento efectista de peso, capaz de hacer desfallecer de desesperanza y miedo a los trabajadores, ¿para qué hacer huelgas si los amos sólo se ríen de nuestra negativa a trabajar, puesto que nosotros somos los únicos perjudicados?
Si los trabajadores de todas las naciones de América tomasen participación directa en las cuestiones de carácter social que afecten a uno o más grupos proletarios se conseguiría resolver pronto y felizmente muchas dificultades; huelgas, reformas de todas clases, movimientos libertadores, triunfarían fácilmente en la región donde se produjeran teniendo el apoyo solidario del proletariado internacional, a cuya completa emancipación contribuyen las victorias logradas en cualquier punto.
Los amos tienen almacenes con todo lo necesario para vivir largo tiempo, hasta que los esclavos diezmados por el hambre vuelvan a reanudar sus tareas para llevar a los almacenes lo que sus amos han consumido durante el paro; los amos tienen automóviles para ir a donde les plazca y dejar a sus siervos desobedientes con un palmo de narices en la disyuntiva de reventar de hambre en pocas horas o de reventar de fatiga en algunos días; los amos se ríen de las huelgas porque el mayor daño que pueden recibir es paralizar el aumento de sus riquezas por un cierto tiempo, para resarcirse con creces al volver sus explotados arrepentidos y escarmentados; los amos son invulnerables a la miserable arma de la huelga.
Tanto los obreros como los empresarios tendrán derecho para coaligarse en defensa de sus respectivos intereses, formando sindicatos, asociaciones profesionales, etc. XVII. Las leyes reconocerán como un derecho de los obreros y de los patronos, las huelgas y los paros. XVIII.
Las huelgas serán lícitas cuando tengan por objeto conseguir el equilibrio entre los diversos factores de la producción, armonizando los derechos del trabajo con los del capital.
Las huelgas serán consideradas como ilícitas únicamente cuando la mayoría de los huelguistas ejerciera actos violentos contra las personas o las propiedades, o en caso de guerra, cuando aquéllos pertenezcan a los establecimientos y servicios que dependan del Gobierno.
Los gobiernos liberales practican su pregonada neutralidad poniendo todo el apoyo de sus hombres armados al servicio de la parte más fuerte de los combatientes sociales, la burguesía y haciendo declaraciones contrarias a los trabajadores y pronunciando frecuentes amenazas, con todo lo cual contribuyen poderosamente a mermar la fuerza moral de los huelguistas y a la prolongación de los conflictos, constituyendo este último uno de los medios más disimulados y eficaces para que sean derrotados, pues las autoridades saben de sobras que la miseria económica a que está sometido el proletariado imposibilita el prolongar con éxito las huelgas.
Y, finalmente quiero mencionar también una experiencia propia de los trabajadores nucleares: cuando estuvimos la segunda vez en el apartado B tuvimos que recurrir a la suspensión de labores, de hecho, por la situación tan grave a la que se había llegado; en los cuatro años que llevamos desde la recuperación del apartado A, sí es cierto, hemos emplazado varias veces a huelga por diferentes causales establecidas en la ley, pero el hecho es que no hemos tenido necesidad de llegar a estallar ninguna de estas huelgas emplazadas.
La Constitución y la Ley Orgánica del Trabajo reconocen el derecho de todos los trabajadores del sector público y privado a la huelga, de conformidad con las condiciones establecidas en la ley laboral; sin embargo, los servidores públicos pueden ir a huelga siempre y cuando ésta “no cause perjuicios irremediables a la población o a las instituciones”. No se permiten trabajadores sustitutos durante las huelgas legales.