huérfano

(redireccionado de huérfanas)
También se encuentra en: Sinónimos.

huérfano, a

(Del bajo lat. orphanus < gr. orphanos.)
1. adj./ s. Se aplica a la persona, en especial al menor de edad, que ha perdido el padre, la madre o ambos.
2. adj. Que carece de una cosa, en especial de amparo o protección se nota que está huérfano de afecto. carente, desamparo, falto
3. literario Que ha perdido a sus hijos.

huérfano, -na

 
adj.-s. Persona de menor edad que pierde a su padre y madre o a alguno de los dos.
fig.Falto de amparo.

huérfano, -na

(w'eɾfano, -na)
abreviación
que carece de alguna cosa El pueblo se quedó huérfano de vida.

huérfano, -na


sustantivo masculino-femenino
niño que no tiene padre o madre o a quien le faltan ambos El pobre quedó huérfano de padre y madre.
Sinónimos

huérfano

, huérfana
adjetivo y sustantivo
1 pupilo, doctrino, guácharo (Ecuador).
Pupilo designa al huérfano respecto a su tutor.
Traducciones

huérfano

Waise, Waisenkind

huérfano

orphelin

huérfano

сирота

huérfano

orfano

huérfano

sirotek

huérfano

forældreløs

huérfano

ορφανό

huérfano

orpo

huérfano

siroče

huérfano

孤児

huérfano

고아

huérfano

wees

huérfano

sierota

huérfano

órfão

huérfano

föräldralöst barn

huérfano

ลูกกำพร้า

huérfano

kimsesiz

huérfano

trẻ mồ côi

huérfano

孤儿

huérfano

孤兒

huérfano

יתום

huérfano

/a
A. ADJ
1. [niño] → orphaned
una niña huérfana de madrea motherless child, a child that has lost her mother
2. (= desprovisto) huérfano de [+ seguridad, protección] → devoid of; [+ cariño, amor] → bereft of (frm), starved of
B. SM/Forphan

huérfano -na

mf orphan
Ejemplos ?
¡Cuántas hijas y esposas de Filiste huérfanas y en viudez dejo su espada, que nunca se envainó sino empapada en sangre de los hijos de Belial!
Las huérfanas de Sabino Andrade van a perder la casita y el terreno en que viven si no pagan una miseria que le deben a don Marcelo el subdelegado.
El remoto dolor de los pañuelos que aletean de adioses en la playa; las velas de cien barcos bajo el sol, que parece que un gran lirio se hubiera deshojado en la rada; las nubecillas huérfanas que entristecen los cielos con la miseria de su buche de agua...
Tenía la boca de estatua ¡y las mejillas como flores marchitas, mejillas penitentes, descarnadas y altivas, que parecían vivir huérfanas de besos y de caricias.
La otra es su prima, Julia su nombre, y un viejo tío es el curador y el Argos destas dos huérfanas Ios; ambas por casar, y tienen dos mayorazgos muy ricos con que puede hacer dichoso cada cual a su marido.
Y ved -dijo- a lo que llegó una desvergüenza que osastes decir: ´Y haced esto, que si lo hacéis yo os prometo de casar dos huérfanas, de vestir seis pobres y de daros frontales’.
Caín, que había lamentado mucho todas aquellas catástrofes, y que había socorrido con la cortedad propia de su peculio y de su egoísmo a las apuradas huérfanas, había ido olvidándolas, no sin dejarlas antes en poder del sanísimo consejo de que «se dejaran de bambollas...
Treynta misas por mi alma con comemoración de SAn Jherónimo Limosna para la cera del Santo Sacramento en mi perrocha de Santa Leocadia Limosna que baste para casar huérfanas que sean perrochanas de Santa Leocadia: e si no uviere en esta perrocha ninguna casénse de Cuerva u de Batres las que faltaren de mi perrocha, u todas si no uviere ninguna.
¿De dónde saca usted que yo aceptaría su mano; que yo no prefiero vivir sola, aunque para ello tenga que trabajar día y noche, como trabajan otras muchas huérfanas?
Hizo su testamento, y en él dejó algunos legados al Colegio de Santiago, á la dicha Parroquia de San Andrés, al Colegio mayor de Salamanca de San Bartolomé, y otras porciones para misas, distribuidas en todos los conventos pobres y casamientos de Huérfanas.
"Si", gritaron, "están hastiados de estos lazos de parentesco, de estas uniones matrimoniales, vuelquen su ira sobre nosotras; somos nosotras la causa de la guerra, somos nosotras las que han herido y matado a nuestros maridos y padres. Mejor será para nosotras morir antes que vivir sin el uno o el otro, como viudas o huérfanas ".
Las jóvenes -entonces se las podía llamar así- se encerraron en su casa a piedra y lodo, y entonces, al notar que, transcurridos tres años, no se las veía el pelo y continuaban en la misma soledad y retiro, hubo que buscar un móvil a su conducta extraña, y el móvil fue la avaricia. En efecto, las tres huérfanas demostraban una economía antipática, odiosa.