horrísono

Búsquedas relacionadas con horrísono: yugo

horrísono, a

adj. Que causa horror o molestia por su sonido no soporto este griterío horrísono.

horrisonante u horrísono -na

 
adj. Díc. de lo que con su sonido causa horror.

horrísono -na

 
adj. Horrisonante.
Ejemplos ?
"Si me vas a nominar al taradón de Hegel", prorrumpió el padre Cherubini algo atragantado por el último vaso, "me levanto y lanzo un horrísono pedo”.
Mientras avanzaba la columna chilena dirigida por el Álferez Ríos, los bolivianos escondidos, abrieron fuego y galgas; "Asustaron éstos con su horrísono ruido los caballos de los cazadores, muchos de éstos fueron arrojados a tierra y otros maltratados por las galgas".
11) son despertados por un horrísono sonido de cadenas que se arrastraban, presentándose una supuesta dama en desgracia, encerrada por su esposo en el lugar, y la cual pide a don Quijote que la libere; mas luego, de improviso, se presentan sus carceleros, quienes los afrentan y golpean nuevamente.
Me han ordenado también que os haga esta consulta: Si queréis que se suspenda el horrísono combate, para quemar los cadáveres, y luego volveremos a pelear hasta que una deidad nos separe y otorgue la victoria a quien le plazca.
Muchas noches, precisamente a las doce, mientras todo el mundo dormía, irrumpía en mi propio pecho acentuando con su horrísono eco, el terror que me embargaba.
Y no fue el coro voluptuoso entonces El que del ocio en el placer inerte Sonó del arpa al son; Fue horrísono estampido de los bronces, Fue el himno del soldado, el de la muerte La trompa y el cañón.
—No, ya que a muy poca distancia de aquí se halla el Reino de los Vampiros.— Apenas acababa de decir esto, cuando la música cesó, el sol corrió su cortina, apareció la noche y se escuchó un griterío horrísono: —¡Salvémonos!
Tras ellos suscitóse feroz combate: como el fuego que prende en una ciudad, se levanta de pronto y resplandece, y las casas se arruinan entre grandes llamas, que el viento, enfurecido, mueve; de igual suerte, un horrísono tumulto de caballos y guerreros acompañaban a los que se iban retirando.
Luego motes campesinos, serenatas y cantatas de estrambotes peregrinos; melodías amorosas, salmodías religiosas, tristes cantos funerales de los santos cantorales: alaridos de guerreros, predicciones de agoreros, y canciones de juglares, y bramidos populares, y estampidos de cañones, y explosiones de volcanes: montes rotos y hundimientos de violentos terremotos y deshechos huracanes al horrísono fragor; luego graves voces solas dulces, suaves, como el canto de las aves, como arrullo halagador de lejanas barcarolas, que por cima de las olas fía al viento el pescador.
Esas orgullosas naves, cual las que tú ser quisieras, y que, aladas y ligeras, son del mar gigantes aves; asaltadas de repente por horrísono aquilón, presto sepultadas son en el vórtice rugiente.
13 Quemaré las naves desancladas para evitar tentaciones de retornos y venciendo cobardías intactas doblegaré la sed, mi sed… Sojuzgaré las hambres, nuestras hambres, y romperé los muros de mi oquedad sitiada y caerán los portones presidiarios de mi epidermis ultra como antiguas columnas opresoras de la indemne bulla… Y un fuego encenderá la alfombra donde antaño adormecía la magia sus murallas... Horrísono Luzbel sucumbirá crucificado y Job me prestará su escudo para luchar contra el extinto llanto de mis arcas diluviadas, olvidadas.
o a tu soberbia y tu codicia sumas propicio aguardes el favor celeste, ni breve triunfo conseguir presuntas que poco esfuerzo a tu valor le cueste; como; vestida de ligeras plumas, te le dio un día la cobriza hueste, de estos mundos antigua moradora, cuyo infortunio el universo llora: La que opuso en la lid pecho desnudo y cuerpo que cubrió leve vestido a pecho que guardaba doble escudo y a cuerpo de armadura revestido, frente y faz descubierta al hierro agudo a rostro por el yelmo defendido; lidiando así entre el Indio y el Ibero con un hombre de carne otro de acero: la que oponía flechas a arcabuces y a los cóncavos bronces que en su seno guardan del rayo las siniestras luces y el estampido horrísono del trueno...