horno crematorio

Búsquedas relacionadas con horno crematorio: cremaciones
Traducciones

horno crematorio

forno crematorio
Ejemplos ?
No obstante, también presta su función el pequeño cementerio de Cueto. A finales del siglo XX se le dotó con un horno crematorio, el primero que existió en Cantabria.
Por iniciativa de Wirth, en el mismo sitio se construyó un horno crematorio para destruir los cuerpos de los prisioneros asesinados.
El último, Emie Lévy, deportado a Drancy y luego a Auschwitz, desaparece en un horno crematorio después de haber contado historias consoladoras a los niños en el vagón blindado.
Organizó la olla popular apoyando las necesidades en la crisis económica, solicitó al gobierno de la provincia, caballos para equipar al personal policial, construyó el horno crematorio en el cementerio y debido a las deudas existentes, retiró las nueve chapas oficiales que se entregaban sin cargo a las autoridades públicas y solicitó 220 chapas patente de automotores.
Los «kappo» manipulaban su angustia: «Aquí uno entra por la puerta, pero sale por la chimenea del horno crematorio», y el terror o la locura acechaban con su filo de miedo desde las esquinas de aquellos pabellones, haciendo presa —antes o después— en ellos.
El operador puede efectuar los ajustes necesarios para proveer una combustión más eficiente, así como de asegurarse de que la contaminación ambiental que ocurra sea mínima. Un horno crematorio está diseñado para quemar un solo cuerpo a la vez.
Un día, en su trabajo como teletipista, Smith recibe por error una fotografía de tres antiguos líderes del Partido, purgados por el Gran Hermano, a los que reconoció una vez jugando al ajedrez y bebiendo ginebra. Observa unos instantes la fotografía y la arroja a un horno crematorio común llamado "agujero de la memoria".
El director interviene para evocar los recuerdos de cada invitado, en ocasiones preguntando por detalles técnicos (por ejemplo, sobre el número de vagones de cierto tren, o la capacidad de cierto horno crematorio), o por emociones y sentimientos, e incluso sobre detalles relativamente anodinos, pareciendo tener su papel una mera función fática (como, por ejemplo, cuando pregunta si había árboles en el gueto de Varsovia).
Los despiadados trabajadores del Aseo Urbano, arrojaron sin misericordia el cadáver del perro más querido por la excentricidad caraqueña en los terrenos de Los Chaguaramos donde, para entonces, se encontraba el horno crematorio.
En este mismo edificio se encuentra una capilla pluri-religiosa. El complemento a esta infraestructura viene dado por un horno crematorio.
Satisfecho tras encontrar algunos ladrillos enmohecidos (no queda claro si son parte de un muro del campo o incluso de un horno crematorio), saca su Luger y se encamina a una batalla que no puede ganar.
Horrorizados por el cadáver verde y el perro zombie, los dos hombres llaman a Burt (Clu Gulager), el dueño del lugar, quien al ver lo ocurrido decide llevar el cadáver al horno crematorio vecino donde trabaja su amigo Ernie (Don Calfa) y lo convencen de incinerar el cadáver.