horaciano

Búsquedas relacionadas con horaciano: Horacio

horaciano, -na

 
adj. Propio y característico de Horacio o parecido a sus obras.
Traducciones

horaciano

ADJHoratian
Ejemplos ?
Hegel sostenía que el proverbio es falso si hay que interpretarlo en el sentido de que la opinión es algo sustancial para el Estado; y cita a su vez un pasaje de Ariosto sobre el tópico horaciano del vulgo ignorante: Che'l Volgare ignorante ogn'un riprenda.
La utilidad moral de la poesía, siguiendo el precepto horaciano de aut delectare aut prodesse, esto es, de que la literatura tiene que deleitar pero también suponer un provecho de tipo moral.
El Arte Nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609) es una defensa de la libertad creadora por encima de cualquier preceptiva; Lope acude a los intereses del público para justificar su apartamiento de las normas clasicistas, aunque considera que el justo medio (horaciano y aristotélico) es una buena receta.
Así, por ejemplo, tenemos versos como los de José María Monge que incluyen un estilo neoclásico horaciano, pero también romántico o parnasiano con un toque de elementos nativos, como la flora y fauna, pero también elementos que remiten a un desarrollo positivista y cientificista.
La literatura romana de la época llegó a idealizar la vida placentera en el campo, ejemplificada en el tópico horaciano beatus ille.
Los discursos del horaciano Manuel Bernardes muestran también una especial calma y dulzura, y pueden ser considerados un modelo clásico de prosa portuguesa.
Escribió tres libros de poemas, La paz del sendero (1904), cuyo título alude a la tierra, donde se percibe la huella del modernismo, un modernismo no grandilocuente ni de receta, de Gonzalo de Berceo y de Francis Jammes; es un libro intimista y horaciano, y no desdeña la musicalidad.
A la presión externa se le añadió la interior, su cobardía misma; le faltó algo del coraje que vituperaba. Con el perfume, aspiró el veneno horaciano.
Sacerdote muy culto, su poesía sobresale por su corte horaciano y sobria expresión, bien distante de la habitual fastuosidad de la Escuela Sevillana.
Sin embargo, la tradición petrarquista del siglo XVI le lleva a tratar el amor desde un punto de vista neoplatónico o satírico a modo de ejercicios de estilo. Sin embargo, en las canciones, el tono horaciano eleva frecuentemente el tono.
También se suele recordar bastante en poética su afirmación de que «la poesía es pintura que habla y la pintura poesía muda», lo que se considera origen no solo del tópico literario horaciano de ut pictura poesis, sino de la concepción aristotélica de la literatura o arte como disciplina de hacer representaciones o imitaciones, esto es, de mímesis, lo que también entroncaría con sus ideas sobre mnemotecnia.
Tal era el sér complejo de Navarro Ledesma: ascético para el trabajo, inflexible en los deberes, horaciano en el concepto de la vida modestamente cómoda y regalada sin exceso, en grata compañía de buenos y probados amigos.