horaciano

(redireccionado de horaciana)

horaciano, -na

 
adj. Propio y característico de Horacio o parecido a sus obras.
Traducciones

horaciano

ADJHoratian
Ejemplos ?
Su silva Al verano arranca horaciana, pero termina epicúreamente en una explosión de colorido.::: Pues, ¡cuál parece el búcaro sangriento::: de flores esparcido,::: y el cristal veneciano,::: a quien la agua, de helada,::: la tersa frente le dejó empañada!
En 1905, después de unos contactos frustrados con la Escuela Moderna de Ferrer Guardia, creó la Fundación Horaciana de Enseñanza, de la que fue director durante varios años.
En su libro Las cartas boca arriba (1951), el poeta vasco Gabriel Celaya recupera la tradición de la carta en verso, de estirpe horaciana, relativamente abandonada en los tiempos modernos.
Elogió a Oliver Cromwell en varios de sus poemas, de los cuales, Oda horaciana al regreso de Cromwell de Irlanda se le considera como uno de lo mayores poemas políticos.
Se dice que, de vuelta a Italia, ve en Pisa el sepulcro de Algarotti, sobre el cual estaba escrita una frase horaciana: "Algarottus, sed non omnis"; dijo que le parecía un epitafio más a un castrato que a un erudito.
Aunque no rechazó la posibilidad de hallar un sistema que relacione todas las artes, criticó las analogías absolutas —como la fórmula horaciana ut pictura poesis («la pintura, como la poesía», una de las bases de la teoría humanista del arte)—.
Sobre las cenizas de la tertulia del ilustrado Pablo de Olavide en el Alcázar de Sevilla, se formaron algunas tertulias y academias como la Academia Horaciana, que se reunía en casa del marqués de Gandul entre 1788 y fines de 1791 a la que asiduamente asistían poetas como Arjona y Matute; pero en 1791 Arjona tiene que marchar a Osuna y la academia se disuelve.
Se le conoce fundamentalmente como autor de una obra que figura en todas las antologías de poesía clásica española por su perfección, la Epístola moral a Fabio, cumbre de la epístola horaciana en España.
Hijo de Zoilo de Arjona y de Andrea de Cubas, de clase acomodada, estudió filosofía y derecho civil y canónico y fue colegial mayor de Santa María de Jesús, en Sevilla, de la que años después será rector; se ordenó sacerdote; doctoral de la Real capilla de San Fernando también en la misma ciudad y desde 1801 canónigo penitenciario de la catedral de Córdoba; aún en Osuna fundó ya una academia literaria, la Academia Silé, y participó en otras como la Horaciana (1788) de Sevilla, la de Buenas letras y la de Letras Humanas, ambas también en Sevilla; esta última contribuyó a fundarla en 1793.
Leyó mucho al amigo de Mecenas, y se enterneció con aquel melancólico consuelo del placer efímero, que es la unción de la poesía horaciana.
La Esfera 835 (4-1-1930). De "Re" política (Horaciana). -- Málaga: Ibérica, 1932 "Editada por los Republicanos Radicales de Málaga".
Los poemas de ese periodo incluyen piezas fugitivas a la manera anacreóntica y horaciana, algunas de las cuales han sido reconocidas como piezas maestras de estos estilos; así como elegías de amor, donde un delicado sentimiento es vestido de brillante ingenio.