hora de la cena

Traducciones

hora de la cena

l'ora di cena, ora di cena

hora de la cena

čas večeře

hora de la cena

spisetid

hora de la cena

Essenszeit

hora de la cena

ώρα δείπνου

hora de la cena

dinner time

hora de la cena

päivällisaika

hora de la cena

heure de dîner

hora de la cena

vrijeme za večeru

hora de la cena

ディナーの時刻

hora de la cena

저녁식사 시간

hora de la cena

etenstijd

hora de la cena

middagstid

hora de la cena

pora obiadowa

hora de la cena

hora do jantar

hora de la cena

время обеда

hora de la cena

middagstid

hora de la cena

เวลาอาหารเย็น

hora de la cena

yemek zamanı

hora de la cena

giờ ăn tối

hora de la cena

就餐时间
Ejemplos ?
Cuando llegó la hora de la cena, entró el rey en la sala y les dijo: ─ ¡Observad bien esta sopera de oro que está en el centro de la mesa!
Como los relatos de aquella velada habían sido largos, llegó la hora de la cena sin que hubiese habido tiempo de entregarse antes un poco a la crápula.
Cada uno recogió lo que pudo y tomó un poco de todas partes, llegó la hora de la cena, en la que se insertaron casi todas las infamias que acababan de escuchar, el duque emborrachó a Teresa y la hizo vomitar en su boca, Durcet hizo lanzar pedos a todo el serrallo y recibió más de sesenta durante la velada.
Es obedecido, sus manos se extravían sobre otras partes, la lubricidad lo embriaga, su pequeño instrumento, bajó las sacudidas voluptuosas de Julia, parece endurecerse un momento, el canalla blasfema, la leche fluye y suena la hora de la cena.
Permanecí allí breves instantes, y luego, llegada ya la hora de la cena, fui en busca de la familia y de sus convidados, sentándonos todos a una mesa suntuosamente servida.
Ambos parecían disputarse aquel cadáver anticipado, como dos perros encarnizándose con una carroña, después de haberse entregado a los más sucios excesos, dos hombres que finalmente descargan su semen, y que a pesar del agotamiento debido al placer, tal vez hubieran buscado inmediatamente otros del mismo tipo de crápula e infamia si la hora de la cena no los hubiese avisado para ocuparse de otros placeres.
Pero henos enfrascados en una discusión que nos llevaría demasiado lejos, se acerca la hora de la cena y a la Duclos le falta mucho para terminar su tarea.
Hubo un poco de resistencia, un poco de dificultades, pero fue necesario obedecer y la pobre pequeña se tragó dos lavativas, sin perjuicio de devolverlas después, lo cual, como puede imaginarse, no tardó en suceder. Felizmente llegó la hora de la cena, pues sin duda hubiera vuelto a las andadas.
Madame Bovary corrió a levantarla, rompió el cordón de la campana, llamó a la criada con todas sus fuerzas, a iba a empezar a maldecirse cuando apareció Carlos. Era la hora de la cena, él regresaba.
Y como la Duelos terminó aquí lo que tenía que decir durante la velada y la hora de la cena todavía no había llegado, mientras se esperaba se hicieron algunas tunantadas.
16 El entonces le dijo: Un hombre hizo una grande cena, y convido á muchos. 17 Y á la hora de la cena envió á su siervo á decir á los convidados: Venid, que ya está todo aparejado.
A la hora de la cena, después de los tiernos pollitos, que se deshacían como merengue en su lecho de guisante, apareció, en efecto, un plato donde crujían aún las setas recién salidas de la sartén.